~Hitsuzen~ Ver 1.9

LA LOTERIA DEL AMOR Capítulo 01: Un buen chico

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA LOTERIA DEL AMOR Capítulo 01: Un buen chico

Mensaje por DarkSyaoran el Vie Ene 22, 2010 7:31 pm

Tomoeda City, una típica ciudad como todas, radiante y soleada de día, iluminada y misteriosa de noche. Sus habitantes creían en la magia y en los buenos deseos, ansiando salir de la vida cotidiana a las que estaban acostumbrados para ver algo nuevo y diferente en cada día que transcurría.
Ese milagro que se hallaba en los corazones de aquellos que vivían en Tomoeda City muy pronto, y sin que nadie lo notara al principio, llegaría...

El comienzo de ese milagro se realizó aquí, en esta soleada ciudad, donde encontramos a los dos protagonistas de esta fantástica historia, una historia que en verdad sucedió.

Estos dos personajes no sólo creían en la magia, sino que hacían magia Ellos tenían algo en común, aunque todavía no se conocían: Sólo usaban su magia cuando realmente era necesario y tener mucha responsabilidad al hacer uso de sus poderes.
Ninguno quería que nadie lo supiera, salvo sus más cercanos amigos. Temían que les tuvieran miedo a algo que no iban a entender. Por esa razón, la magia es el más grande secreto para estos dos personajes de buen corazón.

El primer personaje que encontramos en esta historia (en principio real), se llama Li Shaoran, un policía como pocos, justo, responsable y valiente.
Ningún problema en Tomoeda City era demasiado para este buen policía, sabía resolver los problemas de la gente de una manera justa, y no sólo eso, ayudaba a la gente en todo lo que podía. Además de ser muy responsable con su trabajo, desafiando al crimen con valentía.
Así era él, un policía único al que la gente admiraba y respetaba.
Pero, cuando los problemas en Tomoeda City eran demasiados grandes, como para resolverlos con palabras y buen ánimo, él recurría a su magia, utilizando su espada y sus mágicas cartas chinas. Obviamente, teniendo un sentido de responsabilidad para hacerlo.

Desafiando el crimen y ayudando a la gente a su lado estaba su inseparable compañera de muchos años: la sargento Li Meiling, una diestra policía, experta en Kung Fu y artes marciales. Shaoran y Meiling hacían la mejor pareja policial en todo Tomoeda City. Aunque ella es muy impaciente y ansiosa, su mayor virtud era que sabía cumplir muy bien con su deber.
Los habitantes de Tomoeda City estaban seguros con este par de policías patrullando las calles
Un día, cuando la noche estaba llegando a Tomoeda City, Shaoran y Meiling patrullaban las calles con toda normalidad, cuando se toparon con una terrible emergencia.

-Meiling: “Mira eso Shaoran, aquel edificio se está incendiando...”
-Shaoran: “Rayos... los bomberos todavía no ha llegado”

Un incendio se había desatado en un lujoso Hotel.
La gente veía con horror como las llamas salían de las ventanas de los últimos pisos, era un panorama muy aterrador.

-Shaoran: “Tenemos que hacer algo Meiling”
-Meiling: “Sí, lo sé. Pero ese no es nuestro trabajo, es trabajo de los bomberos”
-Shaoran: “Lo sé Meiling, pero puede ver gente atrapada adentro de ese Hotel pidiendo auxilio”
-Meiling: “Tienes razón Shaoran. Es nuestro deber salvar vidas”
-Shaoran: “Estacionaré el patrullero. Mientras yo lo hago, tú llama a la central por la radio y comunícales lo que ocurre”
-Meiling: “Sí, de acuerdo”

Rápidamente, Shaoran estaciona el patrullero policiaco en un edificio cercano.
La central informó a Meiling que la unidad de bomberos sufrió un desperfecto en plena venida y la otra unidad llegaría en aproximadamente en 25 minutos.
La sargento no lo podía creer y le cuenta lo ocurrido a Shaoran.

-Shaoran (con una mirada impotente): “¡¡¡Que...!!! veinticinco minutos dices... pero, es mucho tiempo”
-Meiling: “Sí, lo mismo digo Shaoran. Ahora ¿Qué hacemos?”
-Shaoran: “No hay otra opción, debemos actuar...”
-Meiling: “Sí”

Ambos policías valientes corren hasta el lujoso Hotel en llamas.
Al principio, ellos no sabían como intervenir ante la ausencia de los bomberos, pero al ver a una mujer con un niño en brazos que se encontraban en el séptimo piso de aquel Hotel, Shaoran no tuvo más opción de usar su magia para auxiliar a aquella madre con su pequeño hijo.

-“Rayos, aquella madre y su hijo necesitan ayuda y no puedo usar mi magia ante todas estas personas alrededor. ¿Qué haré?. Parece que no tengo otra alternativa...” pensaba Shaoran
Al ver que la puerta principal del Hotel había sido alcanzado por las llamas, Shaoran siguió buscando un modo de entrar al Hotel.
En instantes, su mirada se concentró en una ventana del segundo piso donde no salían las llamas. Era el lugar perfecto para entrar sin hacer uso de su magia. Sin mucho preámbulo, Shaoran decide intervenir.

-Shaoran: “Meiling, evacua a toda estas personas, es muy peligroso estar aquí”
-Meiling: “Pero Shaoran... y tú ¿Qué harás?”
-Shaoran: “Yo rescataré a las personas que están en aquel departamento”
-Meiling: “Yo iré contigo...”
-Shaoran: “No, de ninguna manera. Es muy peligroso... quédate aquí y evita que alguien salga o entre al edificio. Mantén el orden, por favor Meiling”
-Meiling: “De acuerdo... pero ten cuidado”
-Shaoran: “No te preocupes”

Shaoran trepa ágilmente por la rejilla de la ventana del primer piso para aferrarse a la ventana que da al segundo piso.
La gente curiosa veía admirada como el valiente policía logra llegar hasta el segundo piso del edificio, rompiendo con sus manos la ventana para poder entrar.
Una vez adentro, Shaoran se sentía con mayor libertad de usar su magia, ya que nadie se encontraba por allí.
Después de esquivar las peligrosas llamas del departamento donde entró, rápidamente busca las escaleras ya que, por obvias razones, el ascensor estaba inutilizado cuando hay una emergencia así.

Al encontrar las escaleras, Shaoran sube apresuradamente hasta dar con el séptimo piso y buscar el departamento donde estaba atrapada aquella madre con su pequeño niño.
La situación se tornó difícil al estar en el 4to piso, porque las llamas impedían el paso.

Y es allí donde Shaoran empezaría a usar su magia.
Shaoran saca su espada y convoca el poder de una de sus cartas chinas.

-Shaoran: “Dragón de agua... Ve...!!!”

Un fuerte chorro de agua sale de esta carta, logrando extinguir poco a poco el fuego que le impedían al valiente Shaoran seguir subiendo.
De pronto, Shaoran podía escuchar los gritos de desesperación de la asustada madre y el incesante llanto del niño. Él estaba por llegar.
Mientras más subía, el fuego se sentía más intenso y el humo era denso, que no dejaba respirar bien, pero seguía utilizando la magia de su carta china.
Al llegar al 8vo piso, pudo escuchar muy cerca de allí a la madre y a su asustado niño.

Otro problema que Shaoran tenía enfrente es que el pasillo estaba cubierto por inmensas llamas que, afortunadamente, las llamas no habían llegado hasta el departamento donde estaban aquella madre y su hijo, pero estaban muy cerca. Fue un milagro para Shaoran.

En eso, el poder de su carta china ya se había agotado, así que decide usar otra de sus mágicas cartas chinas. Él agarra su espada y la convoca.

-Shaoran: “Dios del viento... Ve...!!!”

Un fuerte ventarrón originado por esta carta estaba alejando y apagando de a pocos las grandes llamas de aquel pasillo. Shaoran aprovechó ese momento para rescatar a las dos personas que estaban atrapadas.
Shaoran no podía agarrar la manija de la puerta donde estaban ellos ya que estaba al rojo vivo y podía quemarse la mano.

Así que optó por derribar la puerta con todo el peso de su cuerpo.
Después de tomar vuelo, Shaoran corre velozmente y con todas sus fuerzas logra tumbar la puerta.
Shaoran se levanta y observa a la mujer y a su hijo muy desesperados y los auxilia de inmediato.

-Shaoran: “Por favor, cálmense... yo los sacaré de aquí...”

La angustiada madre comenzó a creer ciegamente en él, así que, mantuvo la calma ante tal situación extrema.
Shaoran tomó en sus brazos al sollozante niño y salió junto con la madre de aquel peligroso departamento.
El miedo se apoderó de ellos cuando ven las llamas acercándose peligrosamente.
Ante esto, Shaoran los dirige rápidamente hacia la escalera antes que las llamas los alcance por completo.
Él da una rápida mirada hacia las escaleras y ve que no habían llamas. Afortunadamente el poder de su carta china extinguió las llamas, pero habían grandes charcos de agua por las gradas, así que debían de bajar con mucho cuidado.
Shaoran, con el niño en brazos y la madre logran bajar hasta el sexto piso.
Cuando de repente, la mujer pisa un gran charco de agua y cae accidentalmente, dejando impotente a Shaoran de poder alcanzarla.

Otro problema se había suscitado, la mujer tenía el hombro luxado por la caída
Ante tal situación, Shaoran hizo bajó al niño y cargó a la lastimada mujer, tomándole de la mano al pequeño niño que no dejaba de morir.

Ahora, él tenía que bajar despacio, ya que, cada movimiento brusco lastimaba más el hombro de aquella mujer. También existía el peligro de pisar un charco y resbalar de las escaleras tal como lo sufrió la mujer.

Poco a poco iban bajando las escaleras, hasta que, en un abrir y cerca de ojos, ya estaban en el tercer piso..

Al llegar al segundo piso, Shaoran observa a la preocupada Meiling y un par de fornidos bomberos.

-Meiling (con una mirada de alivio): “SHAORAN... Shaoran ¿Estás bien...?”
-Shaoran: “Sí, estoy bien Meiling... por favor, asistan a la mujer con mucho cuidado, tiene el hombro lastimado”
-Bombero: “De acuerdo oficial. La llevaremos de inmediato para que sea atendida por los paramédicos...”

El bombero carga cuidadosamente a la mujer para que pueda ser atendida, mientras que, su compañero llevaba al niño. La mujer estaba muy agradecida con Shaoran por haberle salvado la vida.

-Mujer (con la mirada de satisfacción): “Muchas gracias oficial, por salvar mi vida y la vida de mi pequeño hijo”
-Shaoran (un poco agotado, pero sonriendo): “Descuide... lo importante ahora es que se recupere, Señora”

Los bomberos llevan a la madre y a su hijo a una ambulancia.

-Meiling (algo molesta): “Ay, Shaoran... tú siempre me tienes muy preocupada, eres un insensible... afortunadamente no te paso nada”
-Shaoran: “Discúlpame Meiling... pero tenía que hacerlo o hubiéramos lamentado sus muertes”
-Meiling: “Tienes razón... felizmente, los bomberos llegaron y pudieron apagar el fuego en el primer piso”

Mientras Shaoran recuperaba el aliento y tomaba aire fresco, el jefe de los bomberos se le acerca.

-Jefe de bomberos: “Lo felicito Oficial... usted hizo un buen trabajo”
-Shaoran: “Sólo cumplía con mi deber, Sr.”
-Jefe de bomberos: “De no ser por usted, aquella madre y su hijo no habrían podido sobrevivir. Le estamos muy agradecidos...”

El veterano jefe de los bomberos ayuda a Shaoran a bajar al primer piso y luego, a salir del edificio. La gente que estaban afuera, la misma que miraba horrorizada el incendio, aplaudían y ovacionaban al valiente policía que arriesgó su vida para salvar la vida de aquella mujer y su hijo.
Meiling, después de aplaudir efusivamente a su pareja, se le acerca.

-Meiling: “Tú siempre me haces lo mismo Shaoran, no permites que te ayude y me dejas al margen de los deberes”
-Shaoran: “Tú sabes que lo hago para protegerte, para que no te ocurra algo malo, Meiling”
-Meiling: “Sí, lo sé... lo sé Shaoran”

Meiling abraza a Shaoran, ya que logró salir con vida y no sólo por eso, porque logró cumplir con su deber de salvar las vidas de aquellas personas inocentes.

Al día siguiente, en la jefatura de policía, Shaoran es felicitado por sus compañeros y sus superiores por su valor y por haber salvado la vida de aquellas personas del incendio de anoche.
Así era siempre los días de este valiente policía, protegiendo a las personas no sólo de los criminales, sino también de desgracias como la de aquel incendio, en la que seres inocentes podían perder la vida.

A pesar de tanta felicitación, Shaoran vuelve a su trabajo.
Junto a su fiel compañera, la sargento Li Meiling patrullan nuevamente las calles de Tomoeda City, buscando evitar que el crimen haga de las suyas.

La tarde había llegado y los valientes policías, después de vigilar las calles de la ciudad, comían merecidamente.
Meiling no sólo traía la comida, sino también el conocido diario “The Tomoeda Voice”

-Meiling (contenta): “Mira Shaoran, saliste en primera plana. ¿Quieres que te lo lea mientras comes?”
-Shaoran: “Sí, gracias...”
-Meiling (leyendo la portada): “Dice: Valiente policía salva la vida de una madre y su hijo en un incendio. Vaya Shaoran, saliste muy guapo en la foto a pesar que estás con la cara llena de humo. Ji, ji, ji”
-Shaoran: “No me parece gracioso, sargento”
-Meiling: “Perdón Shaoran, seguiré leyendo: El valiente policía Li Shaoran trepó hasta el segundo piso y logró subir hasta donde estaban las víctimas. Hasta ahora nadie se explica como le hizo para no quemarse con el terrible fuego que amenazaba la vida de aquellas personas. Si ellos supieran que tienes poderes mágicos, Shaoran...”
-Shaoran (contrariado): “Calla Meiling o quieres que todo el mundo se entere”
-Shaoran: “Tranquilo Shaoran, no hay nadie por aquí... leeré lo último: Gracias al heroico acto de este valiente policía, la mujer y su hijo se recuperan satisfactoriamente en el hospital. Hoy, Tomoeda City despierta sabiendo que en sus calles hay un héroe llamado Li Shaoran. Vaya Shaoran, eres un héroe, te felicito...”
-Shaoran: “Gracias sargento, aunque conozco cuatro personas que no me...”
-Meiling (interrumpiendo a Shaoran): “Ellas... ellas sólo piensan en sí mismas. No te debe importar lo que ellas dirán. Mira esto Shaoran, la gente reconoce a una buena persona cuando lo ven...”
-Shaoran: “Muchas gracias Meiling... bueno, sigamos patrullando”
-Meiling: “Sí...”

La sargento Meiling tenía razón, Tomoeda City daba un merecido reconocimiento para alguien tan justo, preocupado y responsable como lo es el oficial Li Shaoran, un buen policía y sobretodo... un buen chico.

DarkSyaoran
En busca de las plumas
En busca de las plumas

Aries Mono
Cantidad de envíos : 74
Reputación Dimensional : 11
Fecha de inscripción : 17/01/2010
Edad : 36
Localización : Peru

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.