~Hitsuzen~ Ver 1.9

LA LOTERIA DEL AMOR Capítulo 07: Y los números ganadores son...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA LOTERIA DEL AMOR Capítulo 07: Y los números ganadores son...

Mensaje por DarkSyaoran el Vie Ene 22, 2010 7:50 pm

Eran las 7:00 p.m. de aquel día que acontecieron muchas cosas, desde el extraño suceso en el edificio Nakai, como el saber que había un ángel milagroso en Tomoeda City.
Pero no todo fue extraño para el oficial Li Shaoran, en el restaurante Domo Arigato conoció a una persona de buen corazón al igual que él. Una camarera llamada Sakura.
Como todos saben, Shaoran, al deberle la propina a Sakura, le prometió que si ganaba la lotería, le daría la mitad, caso contrario, le entregaría la propina que le debía. Ese era la promesa del buen Shaoran.

Pero, para cumplir esa promesa, Shaoran tenía que esperar la noche de ese día, un día que merecía terminar con broche de oro.

Antes de que su servicio termine ese día, la mente del oficial Shaoran estaba puesta en un asunto importante.
Él y su compañera, la sargento Meiling llegaban al hospital de Tomoeda City, lugar de la mencionada emergencia.
Ambos entran al oscuro hospital y hablan con el encargado principal del Hospital.

-Encargado: “Que bueno que llegaron rápido, Oficiales...”
-Meiling: “¿Qué ocurre? ¿Cuál es el problema señor”
-Encargado: “La mini – planta de electricidad que tiene el hospital ha sufrido un corto circuito y nos ha dejado sin energía eléctrica...”
-Shaoran: “Ya veo... y ¿En dónde está esa mini – planta señor?”
-Encargado: “En el sótano oficial... pero hay otro problema...”
-Meiling: “¿Qué problema señor...?”
-Encargado: “Un paciente estaba siendo trasladado al séptimo piso cuando ocurrió esta desgracia. Ahora, dos auxiliares y el paciente quedaron atrapados en el ascensor”
-Meiling: “Oh, Dios mío...”

Que alarmante situación, tres personas quedaron atrapadas en el ascensor del hospital al irse la energía eléctrica. Shaoran piensa en un modo de resolver el terrible problema.

-Shaoran: “Habido reportes de otras personas en similar emergencia”
-Encargado: “No oficial, solo las que están en el ascensor”
-Meiling: “¿Qué vamos a hacer Shaoran?”
-Shaoran: “Iré al sótano a ver la mini – planta. Intentaré que la electricidad regrese por un momento, así el ascensor funcionará el tiempo suficiente para salvarlos a los tres”
-Meiling: “Buena idea Shaoran...”
-Encargado: “Y ¿Cómo hará para que la energía eléctrica regrese?”
-Shaoran: “No se preocupe, haré todo lo posible para que la electricidad regrese señor”
-Meiling: “Muy bien Shaoran, yo iré con el encargado hasta donde están los ascensores. Yo te avisaré por la radio cuando las tres personas estén a salvo”
-Shaoran: “De acuerdo, muy bien pensado sargento... mejor nos damos prisa, aquellas personas deben estar en serios problemas”
-Meiling: “Sí.. ten cuidado”
Shaoran se dirige rápidamente hacia el sótano del hospital, mientras que Meiling y el encargado del hospital corren velozmente hacia los ascensores.

-Meiling: “Usted sabe en que piso se paró el ascensor cuando se fue la electricidad”
-Encargado: “Entre el quinto y el sexto piso”
-Meiling: “Entonces, definitivamente tendremos que ir hacia el séptimo piso”
-Encargado: “Sí, creo que tiene razón... así los interceptaremos y le daremos el auxilio necesario...”
-Meiling: “Busquemos unas linternas, es peligroso subir las escaleras a oscuras”
-Encargado: “Muy bien oficial”

Shaoran llega hacia la puerta del sótano. Pero desafortunadamente estaba cerrada. Él se dispone a utilizar toda su fuerza para derribar la puerta.
Tirando tres fuertes patadas, el oficial pudo tumbar la difícil puerta.
Luego, se encontró con las escaleras que llevan al sótano principal del hospital.
La oscuridad impedía bajar al oficial, así que, Shaoran no duda en hacer uso de su magia. Él hace aparecer su espada mágica y utiliza parte del poder de una carta china ya que si utiliza su poder total iba a causar un incendio.
La carta que tenía en su mano hace aparecer una pequeña llama, esta llama le daría la suficiente luz para ver hacia donde iba.
Después de varios minutos, Shaoran llega a la mini – planta del hospital, cuando en eso, su radio, que lo traía en la cintura, comienza a sonar.

-Radio: “Shaoran... Shaoran, cambio”
-Shaoran (contestando el llamado): “Aquí Shaoran... ¿Qué pasa sargento?... cambio”
-Radio: “Me encuentro con el encargado en el séptimo piso... cambio”
-Shaoran: “Entendido. Yo estoy en el sótano... prepárense porque voy hacer que la electricidad regrese por un momento... cambio”
-Radio: “Bien Shaoran, estamos listos... cambio”
-Shaoran: “Muy bien, que se haga la luz... cambio y fuera”

Después de hablar con Meiling por la radio, Shaoran saca dos de sus cartas. La duda se apodera de él al decidir que carta usar.

-“No sé cual de estas cartas usaré... ambas tienen el poder de devolver la electricidad a este hospital, pero si no controlo su poder, provocaré otro corto circuito en los cables y el generador no podrá seguir fluyendo mas electricidad... debo decidirme pronto” pensaba Shaoran al tener en sus manos sus cartas Trueno y Rayo.

Sin dejar pasar un segundo más, él se decide rápidamente por una carta.
-“Utilizaré esta... Espero no equivocarme”

Shaoran apunta su carta hacia la mini – planta.

-Shaoran: “Dios del trueno... Ve...!!!”

Tremendas descargas eléctricas salen de esta carta invadiendo por completo el generador principal. La electricidad vuelve por varios segundos, pero...

-Shaoran: “No es posible...”

El generador se volvió inestable y provoca un peligroso estallido, afortunadamente el policía se cubre a tiempo. La radio volvió a sonar.

-Radio: “Shaoran ¿Qué sucedió? Responde... cambio”

Shaoran se encuentra un poco mareado pero consciente.

-Shaoran: “Estoy bien sargento, tuve un plan, pero no resultó. Lo intentaré de nuevo... cambio”
-Meiling: “No lo hagas Shaoran, te vas a matar... cambio”
-Shaoran: “No tengo alternativa sargento. Tenemos el deber de salvar las vidas de aquellas personas... cambio y fuera”
-Meiling: “Pero Shaoran... Shaoran”

Shaoran no hacía caso de la preocupada sargento. Él pensaba en qué había hecho mal.

-“Esa carta tuvo demasiado poder. El generador no soportó tanta electricidad y explotó como supuse. Pude haber muerto electrocutado por mi error”
Shaoran saca la otra carta que, en un principio había descartado. Sin tiempo que perder, la apunta hacia la mini – planta.

-Shaoran: “Dios del rayo... Ve...!!!”

Numerosos rayos eléctricos salen de esa carta. En un principio, parece funcionar, la electricidad llegó nuevamente hacia el hospital.
En esos momentos, en el séptimo piso, la sargento Meiling y el encargado son testigos de cómo la energía eléctrica regresa repentinamente.
Luego, ellos miran que el ascensor estaba funcionado. Ya estaba en el sexto piso, a un piso para que se abriera.
En esos momentos, Meiling se comunica con Shaoran por la radio.

-Meiling: “Sigue así Shaoran... estamos a punto de dar con ellos... cambio”

En esos momentos, Shaoran sostenía firmemente su espada y convocaba el poder de su carta, pero...

-“No sé hasta cuando voy a resistir... pero tengo que hacerlo. Unos segundos más y los salvaremos” pensaba Shaoran mientras soportaba el rigor de sus poderes.

De vuelta en el séptimo piso, la puerta del ascensor se abre y las tres personas ya se encuentran a salvo. Meiling y el encargado los sacan del ascensor.

-Meiling: “¿Se encuentran todos bien...?”
-Auxiliar (mujer): “Sí oficial...”
-Meiling: “¿Y el paciente?”
-Auxiliar (hombre): “Afortunadamente no le pasó nada”
-Encargado: “Que alivio... llevemos al paciente a emergencias. Ustedes también deben ser atendidos”
-Ambos auxiliares: “Sí señor...”

Meiling le informa a Shaoran lo ocurrido.

-Meiling: “Shaoran, me escuchas... misión cumplida. Las tres personas están ya a salvo, cambio...”

Y en el sótano, Shaoran recibe la buena noticia.

-“Que bueno... ya se encuentran a salvo. Ahora ya no es necesario usar mi magia...”

Shaoran deja de lanzar rayos eléctricos, su misión ya había terminado, todos salieron sanos y salvos. Al detener su poder, el hospital vuelve a oscuras.

Veinte minutos después, Shaoran vuelve a encontrarse con Meiling y el encargado. El ambiente era de lo mejor

-Meiling (preocupada): “Shaoran ¿Estás bien...?”
-Shaoran: “Sí, estoy bien sargento...”
-Meiling (abrazando a Shaoran): “Mentiroso...”
-Encargado: “Buen trabajo oficial... los auxiliares y el paciente están a salvo, gracias a usted”
-Shaoran: “Descuide señor, es nuestro deber...”
-Encargado: “Ya hice arreglos con unos colegas míos para que los pacientes sean trasladados a otro hospital. Ya los electricistas se encargarán de arreglar el desperfecto del generador...”
-Meiling (sonriente): “Que bueno señor...”
-Shaoran: “Sí, lo mismo digo...”
-Encargado: “A propósito... ¿Cómo le hizo para que la electricidad regrese oficial?”
-Shaoran (nervioso): “Bueno, yo sólo... yo sólo me dedique a mover uno que otro cable señor, no fue tan sencillo”
-Encargado: “Bueno... supongo que usted debe saber más que yo sobre electricidad, así que mejor dejemos de hablar de ese asunto”
-Shaoran (aliviado): “Sí, claro... ¿Cómo usted diga?”
-“Menos mal...” pensó Meiling igual de aliviada.

Después de resolver la emergencia del hospital y de recibir el agradecimiento sincero del encargado y de las tres personas que rescataron, Shaoran y la sargento Meiling terminan su servicio del día. Ambos retornan a casa.

Eran casi las 8:30 p.m. cuando Shaoran llegó a su casa, él fue recibido por sus cuatro hermanas que, no estaban muy felices que digamos.

-Feimei (molesta): “¿En donde estabas enano...?”
-Fanren: “Compraste el billete de la lotería... responde”
-Fuutie: “Si llegabas ½ hora más tarde y te hubiéramos pulverizado”
-Shiefa: “Estaba preocupada...”
-Shaoran (sonriente): “Por mí...”
-Shiefa: “No tonto... por lo mucho que te demoraste al traer el billete. ¿En donde está?”

Shaoran saca el billete de su billetera.

-Shaoran: “Aquí está chicas...”

Shiefa se lo quita rápidamente de las manos.

-Shiefa: “Miren chicas, aquí está nuestro bebe...”
-Fanren: “Esperaba con ansias este día...”
-Fuutie: “Dentro de ½ hora, este bebé nos dará treinta millones de yenes...”
-Feimei: “Sí... ja, ja, ja. Dentro de poco nos haremos ricas”
Las cuatro estaban demasiado confiadas, y no sólo eso, trataban al billete con mucho cariño, más que a su mismísimo hermano menor.

Un rato después, las cuatro estaban sentadas junto al televisor, esperando el momento que den los números ganadores. Mientras tanto, Shaoran, como todos los días, preparaba algo. Él estaba preparando Pop Corn y un delicioso jugo.

-“Está listo... ahora el maíz” pensaba Shaoran sonriente al acabar de preparar el jugo.

Faltando poco para la hora esperada, las cuatro revisan el billete, por enésima ves dicho sea de paso. Cada una verificaban sus dos números. Tres estaban conformes, pero una no... se trataba de la más colérica de las cuatro, Feimei...

“SHAORAN...!!!”

Tal grito se escuchó por toda la casa y, quién sabe, por todo el edificio en donde ellos vivían.
Shaoran, que estaba aún en la cocina, no se explica el enfado de su hermana.

-Shaoran: “¿Qué pasa Fei? Porque has gritado...”

La enfadada Feimei, con sus dos manos, le agarra el cuello a su hermano menor.

-Feimei (furiosa): “ENANO TONTO... te equivocaste con uno de mis números... era 4 y tú pusiste 1... TE MATARÉ...”
-Shaoran (asustado): “Pero hermanita... me... me confundí, cualquiera se equivocaría”
-Feimei (igual de furiosa): “ Con que te equivocaste, eh... enano”
-Shaoran (casi suplicando): “Discúlpame hermanita...”

En eso, la televisión anuncia los números ganadores.

-T.V. “Y los números ganadores son...”

Los gritos de Feimei le impidieron escuchar los números ganadores. Después de soltar a su pobre hermano menor, ella camina rápidamente hasta donde estaban sus otras tres hermanas.
Ella las encuentra petrificadas, sin reacción en sus miradas y sobretodo, temblando.

-Feimei: “Y a ustedes ¿Qué les pasa?”

Shiefa apenas puede entregarle a Feimei el billete de la lotería. Ella ve los números ganadores por la televisión y los compara con los del billete.

-Feimei: “A ver... 1, 8, 20, 21, 25, 33, 39 y 44...”

Después de comparar los números, ella se impresiona...

-Feimei (temblando como sus hermanas): “QUE...!!! 1, 8, 20, 21, 25, 33, 39 y 44... eso... eso quiere decir que...”

En eso, Fanren se pone de pie, observa a su temblorosa hermana Feimei y grita.

-Fanren (efusivamente): “GANAMOS...!!! GANAMOS...!!! GANAMOS...!!!”

Las cuatro hermanas se abrazan de felicidad, el jolgorio se había iniciado en aquel departamento. Shaoran también se mostraba muy contento, aunque no tan efusivamente como sus hermanas.

-Fuutie (alegre): “No puedo creerlo... somos millonarias, millonarias...”
-Shiefa: “Ganamos treinta millones de yenes”
-Fanren: “Ahora podemos comprarnos todos los vestidos que queramos”
-Feimei: “Afortunadamente el enano se equivocó, sino no hubiéramos ganado”

Tras el comentario de Feimei, todas miran a su hermano. Él veía con miedo a sus cuatro hermanas.
-Shaoran (asustado): “¿Qué... que pasa chicas?”

Todas se le acercan a su hermano menor y lo abrazan. Después de mucho tiempo él recibe el cariño de sus cuatro hermanas. Aunque ellas más lo hacían por cumplir que por gratitud.

Y así pasó una hora aproximadamente... Fanren estaba en el teléfono. Estaba hablando con a los dueños de la lotería, cuando se presentó algo que iba a arruinar la felicidad de las hermanas de Shaoran.

-Fanren: “Queee...!!! Hay dos personas más con el mismo número y que llamaron antes, no puede ser...”
-Shaoran: “Porque no me sorprende”
-Feimei: “Silencio enano...”
-Shaoran (con la gotita en la cabeza): “Perdón hermanita...”
Después de colgar el teléfono, Fanren le comunica a todos lo ocurrido.

-Fanren: “Escuchen... me dijeron que además de nosotros, hay dos personas con el mismo número”
-Fuutie: “Que mala suerte... entonces, ya no son treinta millones lo que ganamos, sino menos”
-Fanren: “Así es Fuutie...”
-Shiefa: “Veamos chicas, en total son tres ganadores por ahora y el premio es de treinta millones, correcto...”
-Fanren: “Correcto...”
-Shiefa: “Entonces, calculo que cada uno recibe diez millones”
-Feimei: “Entonces, eso quiere decir que ganamos diez millones de yenes”
-Shiefa: “Sí tonta, eso fue lo que dije”
-Fuutie: “Podemos vivir con esa cantidad de dinero, verdad chicas...”
-Fanren: “Creo que sí... sólo espero que no aparezca otra persona para no tener que dividir el dinero”

Al escuchar a su hermana Fanren, Shaoran se acuerda de algo muy importante, algo muy inesperado para él. En esos momentos, recordó que había hecho una promesa ese mismo día a una noble camarera que conoció en un restaurante.
El pánico le invadió de pies a cabeza, ya que sabía que sus cuatro hermanas no verían con buenos ojos la promesa que hizo. No sabía que hacer; pero él sabe que el encuentro con sus hermanas era inevitable.
Pero, Li Shaoran tiene en el fondo algo que lo caracterizaba: Su valentía. Si tenía valor para enfrentarse a los criminales de la ciudad y las emergencias que siempre se le presentaban, porque no podía hablar con sus cuatro hermanas acerca de la promesa que hizo.
Decidido, aunque todavía nervioso, Shaoran se pone enfrente de sus hermanas.

-Fuutie: “Y tú ¿Qué traes?
-Feimei: ”¿Qué tienes enano?”

Shaoran intenta calmarse para poder hablar con sus hermanas.

-Shaoran: “Bueno, yo...”
-Fanren: “Habla... ¿Qué te ocurre?”
-Shiefa: “Sí, nos pones muy nerviosas...”

Lentamente, Shaoran comenzó a contarlo todo, aunque para evitar que sus hermanas estallaran como un volcán, empezó por decirles lo que pasó en el edificio Nakai. Pero, sin nada más que agregar, le contó lo que pasó en el restaurante donde conoció a la camarera y lo que le prometió.

Si de alguna manera Shaoran quería cumplir la promesa a Sakura, tenía que ganar la lotería, ese es el primer paso que, se dio inesperadamente.
Ahora, el segundo paso es... hablar con sus cuatro hermanas de la promesa de buena fe que le hizo a la camarera de ese restaurante.

DarkSyaoran
En busca de las plumas
En busca de las plumas

Aries Mono
Cantidad de envíos : 74
Reputación Dimensional : 11
Fecha de inscripción : 17/01/2010
Edad : 36
Localización : Peru

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.