~Hitsuzen~ Ver 1.9

LA LOTERIA DEL AMOR Capítulo 20: El fin del Tsunami

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA LOTERIA DEL AMOR Capítulo 20: El fin del Tsunami

Mensaje por DarkSyaoran el Vie Ene 22, 2010 8:45 pm

Con la llegada del valiente policía, la situación había cambiado favorablemente para Sakura. En él estaba la ayuda mágica y las fuerzas que necesitaba para vencer al Tsunami que se había formado.
Sakura buscaba entre todas sus cartas mágicas, alguna que le ayudara a resolver el problema. Mientras que, Shaoran (pese a no estar convencido de lo que Sakura podrá hacer frente a un tsunami) nota algo inusual tras observar la gran ola, detenida por el muro de hielo, que estaba a punto de romperse.

-Shaoran: “Oye Sakura...”
-Sakura: “Sí ¿Qué pasa, Shaoran?”
-Shaoran: “Notas algo extraño con ese tsunami”
-Sakura (extrañada): “Eh... ¿A qué te refieres?”
-Shaoran: “No estoy muy seguro... pero, creo sentir algo como... una presencia... una presencia mágica”
-Sakura: “Una presencia mágica, dices...”
-Shaoran: “Sí... verás, cuando estaba en el edificio Nakai, pude sentir una presencia, que resultó ser la tuya, Sakura... y esa sensación se siente desde el mismo tsunami”

La inquietud de Shaoran hizo que Sakura diera unos pasos adelante y observar la gran ola.
Ella trataba de sentir algo. Segundos después, Sakura siente una presencia muy fuerte que provenía del tsunami.

-“Shaoran tenía razón... el tsunami está siendo controlado por una magia muy fuerte; puedo sentirlo. Pero ¿Quién? ¿Quién es el responsable de esto?”

Sakura voltea rápidamente: sus miradas apuntaban hacia todos lados; parecía buscar algo. Shaoran se percata de su peculiar comportamiento.

-“Mmmmmm... esta presencia se siente a partir de los edificios. Seguro la persona responsable está ocultándose en alguno de esos edificios. Por la distancia, no puedo saber con exactitud en donde estará... no puede ser, porqué no me percaté de su presencia antes de que él provocara ese tsunami” pensaba Sakura con mucha incertidumbre.

-Shaoran: “Sakura... ¿Qué es lo que ocurre?”
-Sakura: “Nada Shaoran, no me pasa nada... yo también puedo sentirlo, eso es todo”
-Shaoran: “Y ¿Por qué estabas mirando los edificios?”
-Sakura (algo nerviosa): “Bueno... yo”

En eso, su charla es interrumpida cuando el tsunami rompe por completo la enorme presa de hielo que Sakura había formado con la ayuda de su carta mágica.
Ahora, la situación estaba como en un principio: la gran ola avanzaba, amenazando la vida de la camarera, también del policía y todos los habitantes de Tomoeda City.
Tanto Sakura como Shaoran estaban por caer en la desesperación y, la expresión en sus pálidas miradas refleja lo dicho anteriormente.

-Sakura (preocupada): “Oh, no... el muro de hielo ya no pudo resistir más. El tsunami avanza... y ahora ¿Qué haremos, Shaoran?”
-Shaoran: “Cálmate Sakura, no te desesperes... el tsunami se acerca, lo sé; pero aún podemos hacer algo”
-Sakura: “Y ¿Qué podemos hacer?”

Como la situación requería acción, Shaoran, sin pensarlo 2 veces, decide usar su magia.

-Shaoran: “Ahora me toca a mi, Sakura... Dios del fuego... ve...!!!”
-Sakura (sorprendida): “¿Dios del fuego...?”

Una gran llamarada sale de la carta del policía, dirigiéndose hacia el tsunami. Daba la sensación que Shaoran estuviera usando un lanzallamas, pero, sus esfuerzos no eran suficientes.

-“Rayos... el poder de ni fuego no es lo suficientemente fuerte como para evaporar la ola” pensaba Shaoran mientras sostenía su espada y su carta mágica.
-Sakura: “Yo te ayudaré, Shaoran...”

La valiente camarera saca su carta mágica y la convoca.

-Sakura (agitando su báculo): “Bríndanos el calor de tu fuerza... Fuego...!!!”

Sakura convocó una carta muy fuerte: Fuego. Shaoran se quedó impresionado de los poderes de Sakura y de la apariencia de la carta Fuego.

-Sakura: “He entendido tu idea, Shaoran... unamos el poder de nuestras cartas. Así aumentaremos las llamas y haremos que la ola se evapore”
-Shaoran: “De acuerdo... bien pasado, Sakura”

La carta Fuego se une con las grandes llamaradas que despedía la carta mágica de Shaoran. Esto hace que el fuego crezca increíblemente y tenga más fuerza destructiva, llegando hasta el más alto grado de calor que se pueda imaginar.
Tal espectáculo flameante que producía la magia de Sakura y Shaoran fue atentamente observado por Eriol Hiragizawa y sus guardianes.

-“Vaya... que impresionante es ver lo que son capaces de hacer con sus poderes cuando están juntos. Creo que no están lejos de detener el tsunami... pero tampoco están cerca de lograrlo, porque si pretenden evaporar la ola, ellos necesitarían que ese fuego sea dos veces mas grande” pensaba Eriol mientras los miraba.

Y Nakuru Akisuki seguía transmitiendo en vivo lo que pasaba con nuestra pareja.

-Nakuru: “Esto es increíble, queridos televidentes... tanto la camarera como el policía han creado una gran ráfaga de fuego que ha chocado directamente contra el tsunami.
Ellos pretenden evaporar la ola con todo ese abrazador fuego. Sin duda, la magia de la señorita Kinomoto y del joven Li Shaoran es impresionante y difícil de explicar en terminas razonables”

Una regular cantidad de habitantes de Tomoeda City seguía observando atentos el reporte de Nakuru Akisuki.
Uno que recién se enteraba de los acontecimientos ocurridos en la bahía era Touya Kinomoto, el hermano mayor de Sakura. Después de un par de días de búsqueda, Touya por fin encontró a su hermana. Pero, las circunstancias no le permitió alegrarse, ya que, por la T.V. de una gasolinera, él ve como su hermana y el policía luchaban por detener el gigantesco tsunami, arriesgando sus propias vidas.
Yukito Tsukishiro estaba con él; ellos habían realizado una parada obligada en dicha gasolinera ya que la bahía estaba lejos de donde se encontraban y, si querían llegar, necesitaban que el auto tenga el tanque lleno de combustible.

-Touya (sorprendido): “Mira Yuki... es Sakura. Y está en problemas”
-Yukito: “Pero afortunadamente, el policía está con ella”
-Touya (un poco molesto): “¿Qué hermana tengo? Primero huye, haciendo que nos preocupemos por ella y ahora pretende detener un tsunami”
-Yukito: “Tranquilízate Touya... no la reproches por lo que pasó. En estos momentos, Sakura está haciendo todo lo que puede para salvarnos la vida. O es que acaso, no tienes fe de lo que tu propia hermana puede hacer”

El comentario de Yukito hace que Touya lo mire fijamente, con una mirada que denotaba algo de inquietud.

-Touya: “Dime Yuki... tú ya lo sabías, verdad”
-Yukito: “Así es...”
-Touya (susurrándole): “Regresemos al auto”
-Yukito (½ sorprendido): “Eh...? Está bien”

Después de pagar la cuenta, Touya y Yukito suben al auto. Sin tiempo que perder, Touya pone en marcha el vehículo para salir de la gasolinera y dirigirse rumbo a la bahía donde se encontraba Sakura.
Pasaron cinco minutos desde que salieron de la gasolinera y, ni Yukito ni Touya pronunciaban palabra arriba. Todo era silencio, y no es que ello estuvieran enojados, sino que ambos compartían una seria preocupación por nuestra camarera y por lo que pasaría si el tsunami no es contenido
Touya se encargó de romper el tenso silencio.

-Touya: “Por supuesto que tengo fe en ella...”

Yukito escuchó el corto comentario de Touya y sólo atinó a mirarlo de reojo.

-Touya: “Desde que papá murió, las cosas no han sido fáciles para ella...”
-Yukito: “Sí, lo sé...”
-Touya: “Por eso... prometí que me encargaría de cuidarla y ayudarla, pero ahora, Sakura ya no depende de mí...”
-Yukito (sorprendido): “Pero Touya...”
-Touya: “Sakura siempre ha salido adelante en todo. Ella nunca se ha dado por vencida y se preocupa por todos Yuki... sin importarle de quién se trate”
-Yukito: “Sí, su carácter es la que la hace... única”
-Touya: “Y no hay que olvidar a todas las que cuidan de ella (haciendo referencia de sus cartas magicas) a ti y al muñeco (el pequeño Kero). Su compañía le ha hecho bien a Sakura y es por eso que... confío mucho en ella”

Despues de oir las palabras de aprecio de Touya para con su hermana menor, Yukito, aprovechando que el auto estaba en marcha y que nadie se percataba de ellos, retorna a su verdadera identidad: Yue.

-Yue: “También te tiene a ti... eres la única familia que ella tiene”

Touya solo atina a mirarlo mientras conducida.

-Touya: “Vaya ironía... y pensar que yo prometí que la cuidaría y resulta que es todo lo contrario”
-Yue: “Es porque ella tiene el poder para hacerlo”
-Touya: “Sí, lo sé...”

Llegar hasta la bahía desde donde se encontraban les iba a tomar un poco de tiempo.
Muy cerca de la bahía estaban la sargento Meiling y Tomoyo Daidouji. Meiling por fin consiguió salirse del problemático tráfico y, como es costumbre en ella, convierte el patrullero 84 en un auto de carreras.

-Meiling: “Ah... que alivio. Por fin nos salimos de ese embotellamiento”
-Tomoyo: “Sí, que bueno oficial...”
-Meiling: “Ahora, sujétate bien Daidouji... muy pronto estaremos con Kinomoto y Shaoran”
-Tomoyo: “Está bien”

Tomoyo estaba sentada en la parte de atrás del vehículo y parecía no inmutarse por el modo de conducir de Meiling. En ella prevalecía sus ganas de volver a ver a su mejor amiga y ve a la sargento Meiling como la encargada de hacer realidad ese deseo, conduciendo el patrullero... a su manera ^_^!
En eso, Tomoyo revisa su bolso y saca de ella una pequeña cámara digital de vídeo.

-Tomoyo: “Hace tiempo que no hago esto”
-Meiling: “¿Qué cosa?”
-Tomoyo (sonriente, con sus ojitos que le brillaban): “Preparo mi cámara de vídeo porque quiero grabar a Sakura y al oficial Li en el preciso momento que detienen a ese Tsunami y salvan la ciudad. Aaahhh... sería la mejor toma de la semana. Espero que lleguemos a tiempo... no sabe cuanto se lo agradecería”
-“Pero... como se le ocurre decir eso en estos momentos. ¿Qué rara es...? pensaba Meiling con cierta extrañeza 0_0!

Y en la bahía, el fuego combinado de Sakura y Shaoran no conseguía evaporar la ola, que seguía avanzando peligrosamente. En eso, Sakura ve que hay una dificultad.

-Sakura: “Shaoran...”
-Shaoran: “¿Qué ocurre?”
-Sakura: “No crees que estamos concentrando el fuego en un solo punto. Intentemos expandir las llamas para darle a todo el tsunami... quizás funcione Shaoran”
-Shaoran: “Está bien...”

La idea de Sakura era que las llamas dieran en todo el tsunami y no sólo en una parte como lo venían haciendo. Así, toda la ola sentiría el calor y se evaporaría.
Tanto Sakura como Shaoran mueven la gran llamarada que despedía sus cartas mágicas, de izquierda a derecha y viceversa, dando inicio a la idea de la camarera.
El terrible fuego hace que la ola libere un denso vapor, haciendo que las esperanzas renazcan en ellos. Por el momento, era una buena señal.

-Shaoran: “Está funcionando”
-Sakura: “Sí... poco a poco, la ola se está evaporando. Sigamos así, Shaoran...”
-Shaoran: “Sí...”

Pero... las apariencias pueden ser muy engañosas, traicionando lo que nuestra pareja observaba. El vapor acumulado no se debe a que el fuego evaporaba el tsunami, sino todo lo contrario, la gran ola extinguía las llamas y seguía avanzando.
En un pestañear, se había formado una niebla que cubría el tsunami.

-Sakura: “Con esta niebla, no puedo ver nada... y ahora ¿Qué haremos?”
-Shaoran: “Sino conseguimos ver el tsunami, no podemos hacer nada”
-Sakura: “Entonces, despejaré la niebla con una de mis cartas mágicas”

Sakura cancela el ataque de la carta Fuego para invocar los poderes de otra de sus cartas.

-“Ya usé los poderes de esta carta, pero necesito despejar esta niebla o no veremos a que distancia está la ola... espero que mi carta aún tenga el poder suficiente para hacerlo” pensaba mientras miraba la carta que tenía en su mano.

Ella se preparaba para convocar el poder de una carta que había utilizado anteriormente.

-Sakura: “Sé mi aliada nuevamente... Viento...!!!”

Viento aparece nuevamente y, de inmediato, crea fuertes vientos para desaparecer la niebla.
Sin quedarse atrás, Shaoran también hace lo mismo, deja de atacar a la ola con su fuego para unir fuerzas con Sakura.

-Shaoran: “Dios del viento... Ve...!!!”

Los fuertes vientos que Sakura y Shaoran habían originado con su magia logró disipar la niebla.
Desgraciadamente, lo primero que ellos observan cuando la niebla desapareció es al tsunami, a pocos metros de la bahía. Probablemente, en pocos minutos, el tsunami entraría a las costas y comenzaría a inundar toda la ciudad.

-Sakura: “La ola está muy cerca de nosotros Shaoran... toda la ciudad será inundada. Y ahora ¿Qué haremos?”
-Shaoran: “Lo sé... Rayos...!!! Si tan solo tuviéramos un poco de tiempo, pensaríamos en otro plan”
-Sakura: “¿Tiempo?”

Sin perder ningún instante, Sakura saca una carta que ya había utilizado.

-Sakura: “Tiempo...!!!”

El poder mágico de esta carta actúa de inmediato, parando de golpe el tiempo. Pero, la magia de Tiempo es muy limitada, obligando a Sakura y Shaoran a actuar rápido antes de que el efecto mágico se termine.

-Shaoran (impresionado): “Pero... ¿Qué has hecho?”
-Sakura: “He detenido el tiempo, pero será por unos segundos... tú me diste esa idea, Shaoran”

A Shaoran no le afectaba la magia de la carta Tiempo, ya que él tiene poderes mágicos.

-Shaoran: “Y ahora ¿Cómo vamos a detener el tsunami?”
-Sakura: “Aún no lo sé, Shaoran... pero tengo que pensar en algo... muchas vidas inocentes dependen de nosotros”

Los segundos pasaban y la camarera y el policía buscaban una por una que carta mágica usaría. Pero, el poder de Tiempo ya estaba a punto de agotarse, haciendo que Sakura esté al borde de la resignación.

-Sakura (al borde de las lágrimas): “No sé que hacer, Shaoran... no sé que hacer para detener el tsunami”
-Shaoran: “Vamos Sakura, no te des por vencida...”
Sakura abraza fuertemente a Shaoran para calmar su desesperación e impotencia que sentía al no encontrar una carta que sea capaz de frenar el tsunami.
Sakura sollozaba en el pecho de Shaoran, mientras él sentía que ya nada se podía hacer.
Inesperadamente, tras sentir el húmedo pecho de Shaoran en su rostro, Sakura dejo de llorar y de abrazarlo; ella lo miró fijamente. En su pasiva mirada se reflejaba que había dejado todo sentimiento adverso y negativo.
El desconcertado Shaoran vio que algo pasaba con Sakura.

-Sakura: “Oye Shaoran...”
-Shaoran: “¿Qué pasa, Sakura...?”
-Sakura: “Abrázame...”
-Shaoran (sorprendido): “¿Qué...? Pero... ¿Por qué me pides eso en estos momentos?”
-Shaoran: “Abrázame Shaoran... por favor”

Pese a no entender su comportamiento, el policía hizo lo que la camarera le pidió: la abrazó. Y así estuvo hasta que el tiempo volvió a la normalidad y la ola continuaba con su feroz avance.

-Shaoran: “Siento mucho no haber sido de gran ayuda para ti”

Tales palabras dichas por el oficial hace que la camarera se sorprenda y le dirija la mirada.

-Shaoran: “Pero, aún así... me alegra haberte conocido”
-Sakura: “No Shaoran... tú sí has sido de gran ayuda para mí, porque gracias a ti, ahora sé lo que tengo que hacer”

Shaoran observa que Sakura tenía dos cartas mágicas en su mano.

-Shaoran: “¿Qué vas a hacer, Sakura?”
-Sakura: “Detendré al tsunami con estas cartas...”
-Shaoran: “Espero que funcione...”
-Sakura: “Estoy segura que funcionará, Shaoran... ya que esta idea me la diste cuando me abrazaste”
-Shaoran (sorprendido): “En serio... entonces... hazlo”
-Sakura: “Sí...”

Dando varios pasos hacia delante, Sakura estaba preparada para llevar a cabo su plan, como también, estaba decidida a poner fin con el peligroso y terrible tsunami.
Sakura cerró los ojos para enfocarse y concentrarse.

-“Por favor, cartas... detengan el tsunami a como dé lugar. Confío en ustedes”

Después de un breve momento de meditación, Sakura abre sus ojos y convoca las dos cartas que tenía en su mano.

-Sakura: “Agua...!!! Ola...!!!”

Sakura convocó a Ola y también a la poderosa Agua.
Luego de aparecer, estas dos cartas se instalaron dentro del casi cristalino mar, mientras son observadas atentamente por su dueña y por el sorprendido oficial; y no sólo por ellos, Eriol y sus guardianes también observaban.

-“Que lista eres, Sakura... has convocado a Agua y también a Ola. Te diste cuenta de que estas cartas aumentan su poder cuando están en su elemento. Pero... siento curiosidad por saber de que manera usarás estas cartas” pensaba Eriol.
-Spinnel Sun: “Usted cree que aquella jovencita podrá detener el tsunami ahora que ha convocado dos cartas mágicas”
-Eriol (mirando a su guardián): “Lo ignoro...”
-Nakuru: “Estoy segura que la camarera tiene un plan”
-Eriol: “Eso es evidente...”

Sólo Sakura sabía de que manera emplearía sus dos cartas mágicas para detener el tsunami.

Aquel momento de la verdad había llegado. Sakura daba comienzo a su difícil plan, mostrando firmeza y fe en sí misma, sin sentir miedo ni dudad que la intimidasen.
Sakura alza su mano derecha hacia arriba, tomando en ella su báculo mágico. Segundos después, una enorme ola, provocada por el poder de la carta del mismo nombre, se había formado a pocos metros de donde se encontraba parada la camarera. La ola era enorme gracias a los poderes de la temperamental carta Agua.
Ambas cartas habían originado otro tsunami que superaba en tamaño al tsunami de Eriol Hiragizawa.
Haciendo un movimiento rápido, Sakura dirige su báculo mágico de arriba hacia delante.
Al hacer esto, la ola formada por sus cartas mágicas avanzan en dirección contraria, es decir, que su objetivo es chocar con el tsunami, que ya estaba demasiado cerca.

-“Vamos cartas... ustedes son mi única esperanza” pensaba Sakura muy confiada.

En eso, Shaoran se le acerca. Ambos terminaron abrazados en espera de que el plan tuviera éxito.
Por otra parte, Eriol, Nakuru y Spinnel Sun atestiguaban desde donde se encontraban que dos gigantescas olas están a punto de chocar a pocos metros de la bahía.

-Nakuru: “Que plan tan complicado se le ha ocurrido a Sakura”
-Eriol: “El plan de Sakura es brillante, para serte sincero, creo que esta idea no es sólo de Sakura”
-Nakuru: “Quieres decir que...”
-Eriol (interrumpiendo a Nakuru): “Sí... el policía tuvo que ver en su plan”

Faltaban segundos para saber si el plan de la camarera daba resultado o no. Había expectativa en nuestra pareja, en Eriol y sus guardianes, así como también había una expectativa llena de esperanzas por parte de todos los que vivían en Tomoeda City; de todos aquellos que seguían por T.V. los valientes esfuerzos de Sakura y Shaoran.

Como dos colosos marinos, la enorme ola hecha por las cartas de Sakura y el terrible tsunami provocado por la magia de Eriol Hiragizawa chocan ferozmente, originando un increíble espectáculo de mareas agitadas en medio del mar.
Después de tal choque de ola, nuestra pareja vio como las aguas dejaron de agitarse poco a poco y la felicidad mostrada en sus rostros era evidente al terminarse los momentos difíciles.
El plan de Sakura había funcionado. La ola que creó gracias a sus cartas Agua y Ola tuvo la fuerza suficiente para vencer el tsunami que estaba a punto de inundar toda la ciudad y a sus habitantes con ella.
Del tsunami no quedó nada, sólo un leve aumento en la mareo que no paso de las rodillas de nuestra alegre pareja.

-Sakura (contenta): “Funcionó Shaoran... funcionó. Vencimos al tsunami”
-Shaoran (igual de contento): “Lo lograste, Sakura...”
-Sakura (mirando a Shaoran): “A decir verdad... si no hubieras estado a mi lado, era seguro que no lo hubiera logrado. Muchas gracias, Shaoran...”

No sólo volvió en ellos la alegría que habían perdido, sino también, regresó el amor que ellos sentían. Ambos se besaron llenado ese vacío que les dejó dos días de ausencia.
De hecho, Shaoran tuvo que ver con el plan de Sakura. Cuando sintió el abrazo del policía en aquel momento que la carta Tiempo fue utilizada, Sakura pensó en algo que era, en efecto arriesgado, que quizás no diera resultado, pero que a la postre sería la única oportunidad que tenía para detener el tsunami que se estaba acercando a la bahía.
Sakura se imaginó su cuerpo y el Shaoran chocando para terminar abrazados, y eso le dio una idea. Inspirada en el abrazo de Shaoran, Sakura pensó que la única manera de vencer la terrible ola es con otra.
Sabiendo que carta mágica usaría, el problema era si esta carta pudiese formar una ola más grande y fuerte que el tsunami, así que pensó en reforzarla, y que mejor que la poderosa Agua para hacerlo.
Para asegurarse de que su plan no sea un loco intento desesperado, Sakura le pidió a Shaoran que la volviera a abrazar. Cuando él lo hizo, fue como un elixir para ella, ya que la llenó de confianza para llevar a cabo con su plan, que al final, tuvo un feliz desenlace.
Por otro lado, Eriol Hiragizawa ve con satisfacción que no sólo el plan de Sakura dio resultado, sino que también él había logrado cumplir con su extraño objetivo de ayudar a la camarera.

-“Por fin todo ha terminado... sabia que lo conseguirías, querida Sakura. No sólo has logrado salvar a la ciudad, también demostraste que tanto puedes hacer con tus poderes. No cabe duda que la presencia del oficial fue de gran ayuda para ti” pensaba Eriol algo alegre

Nakuru Akisuki estaba sintiendo una alegría esporádica después de haber presenciado la hazaña de Sakura. Eriol sólo atina a mirarla sonriente.

-Nakuru (contenta): “Sakura lo ha logrado, Eriol. Espero que ya no le causes más problemas”
-Eriol: “Descuida... aunque lo intentara, Sakura buscaría la manera de resolver el problema. Además, no querías que arruine esa escena, verdad...”
-Nakuru: “Es verdad... ya no le harás más pruebas”
-Eriol: “Ya no es necesario... yo ya hice lo que tenia que hacer”
-Nakuru: “Estupendo...!!! Ahora, volveré a hacer mi trabajo. Pero primero, voy a enfocarlos. Ay, pero que tiernos son...”

La “escena” del que Eriol hacia referencia era a Sakura y Shaoran besándose en la orilla.
Ambos eran como una postal de amor en el mar.
Nakuru Akisuki se preparaba para poner fin a su reportaje que tenía pendiente a casi toda la ciudad.

-Nakuru: “Queridos televidentes, les anuncio que la ciudad está a salvo, gracias a la pareja que vemos en imágenes. Con la ayuda de sus poderes mágicos, la señorita Kinomoto creó una ola más grande y la hizo chocar contra el tsunami. La fuerza de su lo arrasó permanentemente. Esto fue... una demostración de magia realmente increíble y difícil de creer. No hay que olvidar al valiente oficial Li Shaoran, su aparición fue de gran apoyo para la señorita Kinomoto. Después de desaparecer tan terrible amenaza, ellos, merecidamente compensan sus esfuerzos con el amor que ellos sienten, tal como lo capta nuestra cámara. Así concluye esta improvisada transmisión que será ampliada en el noticiero de las 6 p.m. Con ustedes estuvo en vivo desde la bahía de Tomoeda City, Nakuru Akisuki...”

Al concluir la transmisión de la alocada reportera, la gente se daba por enterado que la ciudad por fin estaba a salvo de la amenaza del tsunami, gracias a los poderes de la camarera y el policía.
Nuestra pareja no sabía que media ciudad festejaba jubilosa y eufóricamente por su heroica hazaña, agradecidos por salvar la ciudad, especialmente... por haber salvado sus vidas.

DarkSyaoran
En busca de las plumas
En busca de las plumas

Aries Mono
Cantidad de envíos : 74
Reputación Dimensional : 11
Fecha de inscripción : 17/01/2010
Edad : 36
Localización : Peru

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.