~Hitsuzen~ Ver 1.9

LA LOTERIA DEL AMOR Capítulo 21: Una decisión difícil

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA LOTERIA DEL AMOR Capítulo 21: Una decisión difícil

Mensaje por DarkSyaoran el Vie Ene 22, 2010 8:46 pm

Se respiraba un aire diferente después de que Shaoran y Sakura salvaron a la ciudad y a sus habitantes del terrible tsunami. Sin duda, fue una misión difícil y complicada para ellos. Felizmente, el mantenerse unidos fue la clave que les permitió vencer tal amenaza.
Pero ¿Qué pasaría después?. Desconociendo que casi toda la ciudad les había observado por T.V. Sakura veía que la situación no estaba del todo claro, recordando la injusticia que vivió por el juicio perdido contra las hermanas de su querido Shaoran.
Ella no soportó lo que había sucedido en aquel juicio, cayendo en la misma tristeza que la embargaba antes de la aparición del tsunami.

-Sakura: “Lo siento mucho, Shaoran...”
-Shaoran (sorprendido): “¿De qué estás hablando?”
-Sakura (triste): “Todo esto pasó por mi culpa... yo arruine tu vida”
-Shaoran: “Pero ¿Qué estás diciendo? Estos últimos días he sentido... que me faltaba una mitad. Jamás había sentido este vacío”
-Sakura (llorando): “Ganaste diez millones de yenes en la lotería, Shaoran. Sabes que regalo tan maravilloso ha sido... y por mi culpa, ya no tienes nada”

Entonces, Shaoran la toma de los hombros, intentando calmarla y hacerle ver que estaba equivocada.

-Shaoran: “Por tu culpa, te tengo a ti... es que acaso no lo entiendes”

Al escucharlo, la entristecida camarera parecía reaccionar.

-Shaoran: “Muy diferente sería si no me quieres... si no sientes nada por mí, porque de ser así, me iré y jamás me volverás a ver. Pero, por favor, ya no me hables del dinero, eso no es importante...”
-Sakura: “Pero... Shaoran”
-Shaoran: “¿Quieres que me vaya? ¿Es eso lo que quieres, Sakura?”
-Sakura: “No... no nunca... nunca Shaoran”

Esta vez, el sentir de Sakura era otro.

-Sakura: “Tienes que comprenderme, Shaoran... nadie me ha amado así jamás”

De hecho que Shaoran lo comprendía, por su sonrisa y por como la miraba. Sakura, con mejor ánimo, lo abraza fuertemente; aquel día que parecía adverso para ellos, se convirtió en un día que nunca olvidarán el amor que sienten mutuamente.
Mientras tanto, Eriol Hiragizawa se sintió satisfecho por el duro esfuerzo que realizaron Sakura y Shaoran para detener el Tsunami. Después de eso, vio que ya no había nada más que hacer.

-Eriol: “Bueno... mi labor aquí ya terminó. Regresemos a casa”
-Spi: “Sí... como usted diga”
-Eriol: “Nos acompañas Nakuru...”

Eriol ve que algo inquietaba a Nakuru.

-Eriol: “¿Sucede algo...?”
-Nakuru: “Ahora entiendo...”
-Eriol: “¿Qué cosa?”
-Nakuru: “Ahora entiendo porqué provocaste ese tsunami y porqué pediste que trajera esa cámara de T.V.”
-Eriol: “Vaya... que bien. Eso sí es un alivio”
-Nakuru: “De manera que todo fue para ayudar a Sakura”
-Eriol: “Sí, así es...”
-Nakuru: “Disculpa por no haber comprendido tus intenciones”
-Eriol (sonriendo): “No hay problema...”

Nakuru pensó en un principio que el plan de Eriol le traería más problemas que ayuda a Sakura. Pero después, entendió cual era el verdadero plan de Erial Hiragizawa.
Cuando Sakura y Azoran perdieron el juicio de una manera infame y vil contra las cuatro hermanas del policía, Eriol pensó que la gente de Tomoeda City se llevaría una mala impresión (o peor que eso) de ellos, por todo lo que se dijo en aquel juicio.
Buscando un modo de ayudar a Sakura, Eriol llegó a una conclusión; para que la gente no pensara mal de la camarera y del policía, tenían que enterarse de sus poderes mágicos y que los usaban de forma sabia y responsable.
Pero, había un detalle. ¿De qué madera Eriol podía probar a la gente que nuestra pareja usaba sus poderes para fines benéfico? La huída de Sakura del Juzgado Civil después de oír el fallo, le brindó a Eriol la oportunidad que estaba esperando para intervenir.
El encontrarla no fue tarea difícil para él, ya que se guió por la presencia mágica de la carta Vuelo que Sakura había usado para alejarse del juzgado Civil.
Al llegar a la bahía, donde Sakura había decidido quedarse, lo primero que Eriol hizo es usar su magia para evitar que sus guardianes (Kerveros y Yue) detectaran la presencia mágica de su dueña.
Al cumplir eficientemente con su primer cometido, Eriol aún pensaba en cómo hacer para que toda la ciudad se entere de los poderes de la camarera y el policía.
Cuando Eriol ve a la entristecida Sakura muy cerca de la orilla, visualizó el mar y de repente, una idea se le vino a la mente; con sus poderes, Eriol creó un tsunami para que Sakura haga uso de su magia y lo detenga: Pero él sabía que sola no iba a poder hacerlo, así que, había que traer al oficial Shaoran hacia donde estaba ella. Entonces, a Eriol se le ocurrió que la única manera de traer a Shaoran era que él la viera por T.V. y quien mejor que Nakuru Akisuki para hacerlo.
Tal como lo había planeado, Spinnel Sun trajo a la reportera y a una cámara de T.V. para grabar a Sakura en el momento que ella utilizara sus poderes. No sólo Shaoran vio a Sakura por T.V. enterándose de su secreto, casi media ciudad también estaba observando atentamente lo que pasaba en la bahía. Eso también era algo que Eriol estaba esperando.
Afortunadamente, Shaoran llegó a tiempo para ayudar a Sakura, ya que era demasiado para ella controlar la difícil situación.
Después, ocurrió lo que todos sabemos: Sakura venció al tsunami gracias a una inspirada idea que le vino de Shaoran y a la magia de sus dos cartas mágicas Agua y Ola.
Y así, terminó exitosamente el plan de Eriol Hiragizawa. Su verdadera intención era mostrarle a la ciudad, no sólo la magia de nuestra pareja, sino cómo ellos la emplearon, arriesgando sus vidas para proteger a la ciudad y toda la gente de morir ahogados por el tsunami.
Con esto, Eriol Hiragizawa cambió el modo de pensar de la gente con respecto a Sakura y a Shaoran. Aquellos pensamientos negativos hacia ellos había desaparecido, aunque no por completo, y eso Nakuru lo sabe; y como ella lo tiene muy en cuenta, decidió hacer algo que emularía las acciones de su dueño, confiando en que también dé resultado.

-Eriol: “Seguro que no quieres acompañarnos”
-Nakuru: “No... es que... tengo algo que hacer... algo importante”
-Eriol: “Entiendo...”
-Nakuru: “Sabes... yo también quiero ayudar a Sakura”
-Eriol: “En serio... y dime ¿Qué piensas hacer para ayudarla?”
-Nakuru: “Bueno, a diferencia de tu plan, yo seré más flexible con ella”
-Eriol: “Ya veo...”
-Nakuru: “Mi plan será sutil, así que no usaré la magia, sólo haré mi trabajo, eso es todo lo que pienso hacer”
-Eriol: “Que interesante... me gustaría saber de qué manera la ayudarás sin emplear la magia”
-Nakuru: “Tú no te preocupes, en poco tiempo lo sabrás. Además, estamos en una ciudad en donde todo puede pasar”
-Eriol: “Sí, tienes razón… yo regresaré a casa con Spinnel Sun”
-Nakuru: “En cambio yo... tengo muchas cosas que hacer. Nos vemos luego”

Nakuru se marchaba llevando la cámara de T.V. Aparentemente, ella iría a la estación de T.V. donde trabaja. Poco después, Eriol y su pequeño guardian retornarían a su lujoso hogar.
Volviendo con nuestra pareja, ellos caminaban por las húmedas arenas de la orilla con la clara intención de retirarse del lugar. La calma reinaba en su lenta caminata.

-Shaoran: “Dime Sakura ¿En dónde estuviste todo este tiempo?”
-Sakura: “En el Hotel Bahía Plaza. Allí pasé la noche”
-Shaoran: “Debí suponerlo... yo te busque en todas partes menos en el lugar más obvio”

Sakura le dice a Shaoran porqué había ido a ese lugar.

-Sakura: “Cuando me fui del juzgado, estaba tan triste que pensé que ya no me querías ver... te confieso que ni yo sé cómo es que llegué hasta ese lugar. Así que no tuve otra opción”
-Shaoran: “Pero...”
-Sakura: “No... no te preocupes, Shaoran. Gracias a ti, ya no estoy triste. Ya todo se acabó”
-Shaoran: “Que bueno...”

En eso, Sakura se detuvo por un momento.

-Shaoran (algo preocupado): "Te encuentras bien..."
-Sakura: "Sí, estoy bien Shaoran. Hoy utilicé la magia de varias de mis cartas y es normal que esté muy cansada"

Shaoran ve que Sakura andaba ub poco débil, así que, sin pensarlo dos veces, la llevo cargada entre sus hombres.

-Shaoran: "Te llevaré a casa, Sakura..."

La sonriente Sakura descansa apaciblemente en la espalda de Shaoran, mientras él la lleva cargada a paso lento.

Diez minutos después, al salir de la orilla, Shaoran se dispuso a cruzar la pequeña pista, para llevar a Sakura hacia el Hotel Bahía Plaza, cuando en eso, un vehículo(el único que transitaba por aquella pista) se axercaba a ellos.
Aquel vehículo es reconocido casi de inmediato por Sahoran. Era el patrullero 84, que, casualmente pasaba por ese lugar.
Al verlos, la sargento Meiling detiene el vehículo policial casi junto a ellos. La primera en salir del patrullero es la dulce Tomoyo Daidouji, con cámara en mano.
Pero, su buen humor cambió cuando ve a la cansada mesera.

-Tomoyo (preocupada): "¿Que le pasó a Sakura? ¿Está bien? ¿No le pasó nada?"
-Shaoran: "Ella está bien... sólo está cansada. No te preocupes Daidouji"
-Tomoyo (aliviada y contenta): "Que bueno..."

Minutos después, ya dentro del patrullero, nuestros conocidos se dirigían al restaurante "Lisha Arigato". Sentada en la parte de adelantey enfocándolos con su pequeña cámara de video, Tomoyo graba a la pareja, y en especial a Sakura.

-Tomoyo (suspirando): "Ayyy... me hubiera encantado grabar el momento en que el oficial Li y tú salvaron a la ciudad del tsunami. Pero no importa, me conformo con captar tu angelical imagen"
-Sakura (^_^!): "Ji, ji, ji..."

Sakura y Shaoran estaban sentados en la parte de atrás del patrullero... por órdenes de la insistente Meiling ^_^!
La camarera y el policía le contaron todo a Meiling y Tomoyo cómo vencieron al tsunami con sus poderes, después de eso, todo estaba tranquilo, existía un ambiente de calma dentro del vehículo. Pero toda esta quietud se verá interrumpida por un detalle que nuestra pareja desconocía.

-Meiling: "Sabes Kinomoto, fue una fortuna que te vimos por T.V. de lo contrario, Shaoran no hubiera sabido en donde encontrarte"
-Sakura (sorprendida): "¿Queeee...? Me vieron por televisión"
-Tomoyo: "Sí, Sakura... supongo que a estas alturas, toda la ciudad ya se habrá enterado de lo que hicieron"
-Sakura (O_O): "To... todo el mundo ya... ya lo sabe"
-Shaoran: "Fue algo inevitable, Sakura... pero Meiling tiene razón, si no te hubiera visto en la T.V. jamás te habría encontrado. Que bueno que llegué justo a tiempo"
-Sakura: "Pero Shaoran..."

Sakura se preocupa pensando en cómo lo tomaría la gente el saber que tienen poderes mágicos.

-Sakura: "Mejor discutimos esto en el restaurante, sí Shaoran..."
-Shaoran: "De acuerdo"

Repentinamente, Sakura y Shaoran sienten algo... una presencia mágica que venía de los cielos.

-Shaoran: "Sientes eso, Sakura"
-Sakura (sonriendo): "Sí... pero no te preocupes Shaoran"

La camarera sabía de quién se trataba.

-Sakura: "Podría detenerse por un momento, oficial Meiling"
-Meiling: "Que me detenga... pero ¿para qué?"
-Sakura (guiñando un ojo): "Para recoger a un amigo..."
-Meiling: "Pero, yo no veo a nadie..."
Sin saber la razón, la sargento Meiling detiene el patrullero. Sakura baja la ventana de la puerta trasera de su lado y saca la cabeza. Su mirada apuntaba hacia arriba.

-Sakura (gritando): "Keroooo...."

Se trataba del pequeño Kero que, tras escuchar el grito de su dueña que lo llamaba, desciende hacia donde ella estaba.

-Kero (contento): "Sakura... Sakura"

Sakura lo toma con sus manos y lo abraza cariñosamente, como no lo había visto en dos días. Se sentía feliz de verlo.
Pero, tanta era la alegría de la camarera que, no se había dado cuenta que el pobre de Kero por poco y se queda sin aire. Su abrazo era demasiado fuerte para su pequeño guardián.

-Sakura (^_^!): "Perdóname Kero... ¿Estás bien?"
-Kero (agitado): "Ayyy... Ayyy... sí, estoy bien"
-Shaoran (O_O): "Ohhh... un muñeco que habla"
-Kero (molesto): "¿A quién le dices muñeco, tonto?"

Ambos echaban chispas y tenían una expresión en sus miradas poco amistosas.

-Kero: "Te mostraré mi verdadera apariencia y verás mi maravillosa y esplendorosa figura"
-Shaoran: "No me digas, muñeco..."
-Kero (furioso): "Yo no soy ningún muñeco... ya verás"

El enfadado Kero estaba a punto de retornar a su verdadera apariencia, pero Sakura se lo impide.

-Sakura (con voz alta): "Kero... No lo hagas...!!!"

Ella lo agarra con las dos manos.

-Sakura (molesta): "Ni se te ocurra transformarte aquí, me oyes... tu enorme tamaño nos aplastaría"
-Kero: "Pe... pero..."
-Sakura: "Pero nada... así que compórtate"
-Kero (mirando a Shaoran): "Te salvaste de morir, tonto"
-Meiling (¬_¬): "Oye Daidouji... de donde salió ese muñeco de felpa parlante"
-Tomoyo (sonriente): "Se llama Kero, y es un guardián mágico de Sakura"
-Meiling (carcajeándose): "¿Un guardián? Esa cosita amarilla y alada. Ja, ja, ja..."

Kero escuchó las burlas de la sargento Meiling y se molestó más.

-Kero: "Uyyy... me tratan como si fuera un muñeco. No es justo..."
-Sakura (^_^!): "Ignórelo oficial..."

En ese mismo momento, Touya y Yukito habían llegado a la Bahía de Tomoeda City, para seguir buscando a Sakura. Sin saber que la camarera ya se había ido del lugar.

-Yukito: "Sakura no está aquí... todo parece estar tranquilo"
-Touya: "Eso quiere decir que Sakura lo ha logrado"
-Yukito: "Sí... Sakura es más fuerte de lo que imaginé"
-Touya: "Nunca dudé de ell, Yuki... esperaba un resultado así. Después de todo, es mi hermana y siempre tengo fe en ella... a pesar de ser un monstruo"

Yukito sonrió. Era la primera vez que se alegraba al escuchar a Touya decirle "monstruo" a su hermana menor.

-Touya: "Supongo que después de lograrlo, Sakura se fue de aquí"
-Yukito: "Tal vez ella se esté dirigiendo al restaurante"
-Touya: "Sí, es lo más lógico"
-Yukito: "Entonces... vámonos"
-Touya: "Sí... por fin veré al monstruo de mi hermana"

Touya puso en marcha el auto, para dirigirse al restaurante "Lisha Arigato". Ambos ansiaban encontrarse con Sakura, después de tanta búsqueda. Era un hecho que en el restaurante de Sakura, la búsqueda acabaría.

La tarde en Tomoeda City había transcurrrido en un abrir y cerrar los ojos, la ciudad, que había regresado a la normalidad, gracias a la camarera y el policía, se preparaba para ver el noticiero de las 6:00 p.m. y televisar lo que había sucedido en la Bahía.
El tsunami y los poderes mágicos de Sakura y Shaoran eran la noticia del día, del que toda la ciudad esperaba, a excepción de nuestros conocidos.
Ellos se encontraban en el restaurante Lisha Arigato, decidiendo lo que va a hacer de sus vidas de ahora en adelante, temiendo que la gente lo cataloguen erróneamente.
Sakura se encontraba ya recuperada, con mejor ánimo y estaba mucho más tranquila. Había salvado a la ciudad del tsunami, se había encontrado con su hermano mayor Touya, a quien pidió disculpas por haberlo preocupado por su ausencia. Lo más importante para ella era estar a lado de su querido Shaoran.
Aquella noche, que recién comenzaba, Yukito, Touya (a regañadientes, al igual que Kero) Tomoyo y la sargento Meiling habían decidido dejarlos sólos, para que puedan (tranquilamente) tomar una decisión.
Mientras toda la ciudad veía el noticiero, Shaoran y Sakura conversaban sobre aquel asunto importante. Ambos estaban sentados en aquel lugar que les trajo un alegre recuerdo, ya que en ese lugar, Shaoran le dio generosamente la mitad del premio de la lotería a Sakura como propina.

-Sakura: "Parece como si fuera ayer, verdad Shaoran"
-Shaoran: "Sí... y no me arrepiento de haber hecho lo correcto"
-Sakura: "Pero ahora, las cosas son muy diferentes, Shaoran... no tenemos dineros y todos conocen nuestro secreto"
-Shaoran: "Sí, es verdad... nunca esperé que esto pasaría"
-Sakura: "Ni yo tampoco"

En eso, fuera del restaurante, cuando la lluvia arreciaba aquella noche, a lo lejos, una persona se acercaba. Era la figura de una mujer vagabunda, desaseada, con el cabello desastroso y vistiendo sucios harapos. No se trataba de la Sra. Kaho Misuki, una de las clientes especiales de la camarera, ya que ni la Sra. Kaho sería capaz de andar en esas fachas.
Al acercarse a la ventana del restaurante, la mujer miraba a través del cristal.

-"Allí están..." pensaba aquella mujer.

Al divisar a nuestra pareja, ella toca la ventana con su mano. Tal ruido es escuchado por nuestra pareja.

-Shaoran: "Mira Sakura..."
-Sakura: "Ohhh... esa pobre mujer. Se va a enfermar si sigue parada con esta lluvia"
-Shaoran: "¿la invitamos a entrar?"
-Sakura (sonriendo): "Claro, porque no..."

Sakura le hace una seña con su mano derecha, como diciéndole que podía entrar al restaurante.
Cinco minutos después, la indigente mujerestaba sentada en la mesa que tenía el nombre del policía, que la camarera había puesto, para que no podían pagar la cuenta.
Sakura le había servido una suculenta sopa de vegetales y carne a aquella desdichada mujer. Sakura se preocupaba por darle una buena comida a sus clientes especiales, y esa pobre mujer no era la excepción para la generosa camarera.

-Sakura (contenta): "Le he traído una rica sopa, mi buena dama... así que, disfrútelo"
-Mujer (^_^): "Muchas gracias, linda... eres un ángel"

Mientras la mujer disfrutaba de su sopa, la servicial Sakura regresaba a la compañía de Shaoran.

-Shaoran: "Es conocida tuya..."
-Sakura (sonriendo): "No... pero todos aquí son bienvenidos"

Shaoran se mostraba contento con Sakura.

-"No cabe duda que ella tiene un buen corazón..." pensaba.

Pero ambos no se habían olvidado del porqué estaban sólos esa noche. Tenían un asunto pendiente y una decisión que tomar, aún en presencia de aquella mujer.

-Sakura: "Shaoran, estaba pensando en que deberíamos empezar de nuevo"
-Shaoran: "¿Empezar de nuevo?"
-Sakura: "Sí..."
-Shaoran: "Ya veo... y ¿Qué has decidido?"
-Sakura: "Irnos lejos de aquí..."
-Shaoran: "¿Queeeee...? Pero..."
-Sakura: "Vámonos de Tomoeda City, Shaoran. Aquí somos raros. La gente malinterpreta todo lo que hacemos"
-Shaoran: "¿Estás segura que quieres hacer esto, Sakura?"

Su mirada decía que no; le dolía en el alma dejar la ciudad en donde creció; también pensaba en sus clientes especiales, y lo que será de ellos si ella no está. Pero, Sakura sabía que su restaurante ya no le pertenecería en una semana más, ya que, retornaría nuevamente a manos de su antigüo jefe, el Sr. Ashihiro, según lo planeado por las hermanas de Shaoran.
Pese a esto, Sakura siguió firme con su decisión... procurando no arrepentirse.

-Sakura: "Sí..."

Después de responderle, Sakura abraza a Shaoran. La indigente mujer los observaba, sin que nuestra pareja se diera cuenta.

-Sakura: "Pero... aún no sé cuál sería un buen lugar para empezar una nueva vida, Shaoran"
-Shaoran: "Bueno yo... tengo familiares en Hong Kong. Ellos siempre quieren que los visite"
-Sakura: "En serio... Hong Kong"
-Shaoran: "Trabajaría con la policía en Hong Kong"
-Sakura: "En un restaurante lo haría bien. Siempre y cuando no me toque un jefe gritón"
-Shaoran: "Pues, entonces iremos a Hong Kong. ¿Te parece bien?"
-Sakura: "Sí Shaoran..."
-Shaoran: "Lo importante es... que siempre estaremos juntos, Sakura"
-Sakura: "Nunca me alejaré de tu lado"
-Shaoran: "Te amo..."
-Sakura: "Yo también te amo Shaoran"

Después de haber tomado una decisión difícil, Shaoran y Sakura se besan tiernamente. Una nueva vida estaba por delante y el amor que en ellos crecía era una buena forma de empezar.
Mientras nuestra pareja se besaban con todo el idilio que sentían, la extraña mujer dejó de degustar la sopa para tocarse la muñeca de su mano izquierda; ella tenía algo oculto debajo de la sucia manga. Al jalarse un poco la manga, se podía ver una diminuta cámara fotográfica, que parecía de juguete ya que era un poco más grande que una caja de fósforos.
Sin que nuestra pareja se percatase, la mujer estaba tomando fotos con su minúscula cámara. Cuando la mujer terminó de tomarles fotos, ocultó su cámara debajo de la manga y siguió tomando la sopa que la camarera le había servido, como si nada hubiera pasado. El comportamiento de aquella mujer era inusual; se podía ver que algo planeaba.
Eran aproximadamente un cuarto para que den las 8:00 p.m. en Tomoeda City, la misteriosa mujer salía del restaurante, despedida por nuestra pareja; Sakura se sintió complacida y contenta por su buena acción aquella noche.
Al alejarse del restaurante, y de la vista de nuestra pareja, la mujer volteó por una esquina, que daba a un oscuro callejón. La ausencia de gente en ese callejón le permitió a la mujer quitarse la sucia peluca que llevaba puesta. También se quitó algo de mugre en su rostro y se despejó de algunas de sus desgarradas y harapientas ropas, para ponerse las ropas nuevas, obsequio de la camarera. La mujer tuvo que hacer todo eso para mostrar su verdadera identidad. Se trataba de Nakuru Akisuki, la alocada reportera disfrazada de mendiga.
Al salir del oscuro callejón, Nakuru caminaba hacia un lujoso auto deportivo que la estaba esperando; tenía de conductor al millonario Eriol Hiragizawa. Ella entra al auto y, casi de inmediato, empezó la charla entre ellos dos.

-Eriol: “Y bien.. ¿conseguiste lo que querías?”
-Nakuru (soriendo): “Sí... es mas lo que me imaginé”

En el hombro de Eriol Hiragizawa se encontraba el pequeño Spi.

-Spi: “Espero que después de esto... te des un buen baño”
-Nakuru (¬_¬): “Que cruel eres... por supuesto que me bañaré. Aún tengo otro asunto y no puedo darme el lujo de presentarme así”
-Eriol: “¿Otro asunto? No me digas que tienes un segundo plan...”
-Nakuru: “Naturalmente... iré a la casa de Sakura y hablaré con su lindo hermano (suspira). También hablaré con la oficial Li Meiling y con la amiga de Sakura cuyo nombre no recuerdo”
-Eriol: “Ah... te refieres a la señorita Daidouji”
-Nakuru: “Sí... ella misma”
-Eriol: “Que intrigante es no saber lo que vas a hacer, Nakuru”
-Nakuru: “Sí, verdad... pero lo sabrás muy pronto. Además, te dije que para ayudarlos, no iba a hacer necesario emplear la magia... ves como no use la magia en esto”
-Spi (tapándose la nariz): “Sí... pero tenías que ser demasiado convincente”
-Nakuru (^_^!): “Ji, ji, ji...”
-Eriol: “Será mejor darnos prisa. Sakura y el oficial Li no estarán en el restaurante todo el tiempo”
-Nakuru: “Sí, tienes razón... si ellos llegan primero, mi plan estará arruinado”

Segundos después, Eriol Hiragizawa puso en marcha su auto deportivo, obviamente con destinos fijos para aquella noche en Tomoeda City

DarkSyaoran
En busca de las plumas
En busca de las plumas

Aries Mono
Cantidad de envíos : 74
Reputación Dimensional : 11
Fecha de inscripción : 17/01/2010
Edad : 36
Localización : Peru

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.