~Hitsuzen~ Ver 1.9

LA LOTERIA DEL AMOR Último Capítulo: La ciudad que pedía milagros

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA LOTERIA DEL AMOR Último Capítulo: La ciudad que pedía milagros

Mensaje por DarkSyaoran el Vie Ene 22, 2010 8:50 pm

Dos días después, muy, pero muy de mañana, los diarios de Tomoeda City se habían repartido por toda la ciudad. De todos los diarios, el “Tomoeda Post” tenía un artículo de pagina y ½ que lo convirtió en el diario más leído de la ciudad. La nota principal de este artículo tenía como protagonistas al policía y la camarera. La edición de este artículo estuvo a cargo de la reportera Nakuru Akisuki. Lo que lo hizo atrayente a todo el público de la ciudad además de las fotografías, era el texto sincero y a favor de nuestra pareja.

“Hace dos noches atrás yo... Nakuru Akisuki, reportera del diario “The Tomoeda Post” apenas hace dos meses, tuve la oportunidad de presenciar ternura y generosidad en circunstancias muy adversas”

Así comenzaba el artículo titulado “Su hora cero”. En él, se podía ver las fotos de Sakura y Shaoran besándose. Eran las fotos que la reportera les tomó cuando se hizo pasar por una mujer mendiga.

“Hace dos días exactamente, descubrimos el secreto que ambos compartían: sus poderes mágicos. Y, fuimos testigos de su valor al salvar la ciudad de ser arrasada por un enorme tsunami. Pero ¿Acaso su acto heroico será suficiente para borrar la imagen negativa que les dejó el juicio perdido contra las hermanas Li? Afortunadamente, aquel juicio no les cambió en nada su generoso y bienintencionado corazón.
Porque, aún en su hora cero, el valeroso oficial Li Shaoran y la altruista señorita Sakura kinomoto compartieron un delicioso plato de sopa conmigo... bueno, no exactamente contigo”

Toda la ciudad leía este artículo escrito por Nakuru Akisuki; parecían comprender el verdadero significado que Nakuru intentaba transmitir.

“Cuando me fui, el buen samaritano me dio dinero de su bolsillo, lamentando no tener más. Y eso no es todo, consciente de la lluvia que había caído aquella noche, la bondadosa camarera me dio ropa limpia para protegerme de la lluvia. Su insistencia me hizo aceptar su generoso ofrecimiento”

El artículo concluyo con palabras llenas de sensibilidad que motivó a la ciudad a cambiar radicalmente su forma de pensar en cuanto a Sakura y Shaoran.
Al pasar las 10:30 y algo de la mañana, la mitad de la ciudad ya concientizaba motivados por el artículo de Nakuru Akisuki. A esa misma hora, en la tienda Yamachi, la sargento Meiling aprovechó que no estaba de servicio para visitar a los dueños de la tienda, conocidos de ella y del oficial Shaoran. Ella llevó el periódico a la tienda y comentaban el artículo del Tomoeda Post en compañía de Takashi Yamazaki y Chiharu Mihara.

-Meiling: “Vaya... esa reportera sí que pensó en todo”
-Chiharu: “A mí me parece que es una buena idea, verdad Yamazaki”
-Yamazaki: “Así es...”
-Chiharu: “Usted cree que esto funcionará oficial...”
-Meiling: “Mmmmm... eso espero, Shaoran y Kinomoto se irán a Hong Kong”
-Yamazaki: “Y ellos están enterados de esto”
-Meiling: “No”
-Chiharu: “Pero... ¿Porqué oficial?”
-Meiling: “Si no les dijimos nada, fue por petición de alguien. Eso es todo lo que puedo decirles”
-Yamazaki: “Ya veo...”
-Meiling: “Entonces... cuento con ustedes”
-Chiharu: “Por supuesto que sí, oficial... todo sea por ayudarlos”
-Yamazaki: “Nos encargaremos de todo. Puede confiar en nosotros”
-Meiling (contenta): “Estupendo...”

La sargento Meiling salió de la tienda Yamachi, cumpliendo con su misterioso cometido. Al entrar al patrullero, decide su próximo destinatario.

-“Ahora, iré al restaurante de Kinomoto para ayudar a Daidouji. Espero que todo esto dé resultado”

Fiel a su costumbre, Meiling echa a andar el vehículo policial a toda velocidad rumbo al restaurante de Lisha Arigato. ^_^!

Mientras tanto, en la casa de la camarera, Sakura se encontraba empacando sus cosas para el viaje a Hong Kong. Junto a ella se encontraba el pequeño Kero.

-Sakura: “Listo... terminé de empacar una maleta. Ahora falta la otra. Debo pensar en donde llevaré mis cartas mágicas”
-Kero (triste): “No sabes cuanto te voy a extrañar”
-Sakura: “Yo también te extrañaré Kero... pero sólo será por un tiempo hasta que Shaoran y yo nos instalemos en Hong Kong (mirando a otro lado) además acordamos que no nos pondríamos tristes”

Sakura sollozaba tímidamente sin llamar la atención de su pequeño guardián. En el fondo, sabe lo mucho que le costó tomar la decisión de dejar la ciudad.

-Kero: “Sí, tienes razón... perdóname”

Sakura se animó a voltear, dibujándole una sonrisa a Kero.

-Sakura: “Iré a empacar la otra maleta... mientras eso, porque no juegas con el Play Station que te compré”
-Kero: “No tengo ganas”
-Sakura (0_0): “Pero... estás seguro. Si tu adoras jugar Play Station todo el día”
-Kero: “Sí, pero ya te dije que no tengo ganas”
-Sakura: “Bueno, tal vez tengas hambre. Porque no te sirves un pedazo de pastel que está en la nevera”
-Kero (cambiando de humor): “Pastel...!!! Sí... si... si quiero”
-Sakura: “Pero no te lo comas todo o te enfermarás del estómago”

Mientras Kero se dirigía a la cocina, meditaba...

-“La razón por la que me he negado a jugar Play Station es porque Tomoyo me dijo que evitara que Sakura viera la televisión y lo descubra todo. En estos momentos, ella y esa oficial deben de estar en el restaurante. Ojala todo esto funcione, ya que me apenaría mucho si Sakura se va”

Aquel día ocurrían cosas y eventos sin que la camarera y el policía lo supieran
Los conocidos de nuestra pareja hicieron todo lo posible para aparentar que el día fuera normal y tranquilo para ellos. Por alguna razón, evitaban que Sakura y Shaoran vieran la televisión o leyeran el diario.

Al día siguiente, cuando el reloj daba el mediodía, Sakura y Shaoran se preparaban para su viaje a Hong Kong. Su vuelo hacia ese país estaba programado para las 3:00 p.m.
Todos estaban reunidos en la casa de la camarera, prestos para acompañar a la pareja al Aeropuerto Internacional de Tomoeda City.

-Touya: “Monstruo... tus maletas ya están listas”
-Sakura (un poco molesta): “Ayyy... ya te dije que no me llames así”
-Meiling: “Todo el equipaje está en el patrullero, Shaoran”
-Shaoran: “Muchas gracias Mei... quise decir, sargento”

Meiling abraza a Shaoran sin previo aviso, demostrándole que no será lo mismo sin su presencia.

-Meiling (triste): “Oh, Shaoran... te voy a extrañar mucho”
-Shaoran (sonrojado 0_0): “Me... Meiling... yo... yo también te... te voy a extrañar. Ayyy... con... contrólate...”

Al mirarlos, Sakura sonríe de oreja a oreja. En eso, es sorprendida por su mejor amiga Tomoyo Daidouji y su cámara digital de video.

-Tomoyo (alegre): “De ninguna manera voy a permitir que te vayas a Hong Kong sin antes sacarte una buena toma de despedida. Ay, pero que divina te ves con ese traje”
-Sakura (^_^!): “Ji, ji, ji, ji...”

De repente, Tomoyo deja de grabar a Sakura y se miran fijamente, para después, darse un tierno abrazo, recordando el fuerte lazo de amistad que ambas sentían.
Segundos después, Yukito aparece junto con Kero, que reposaba en su hombro.

-Yukito: “Disculpen por interrumpir, pero... creo que deberíamos irnos”

La orden de Yukito hace que todos salieran de la casa d eSakura.
En el trayecto al aeropuerto, Sakura iba en el auto de su hermano mayor, junto con Yukito, Tomoyo (que no dejaba de grabarla con su cámara ^_^!) y, por supuesto, el pequeño Kero
En cambio, Shaoran iba en el patrullero 84, en compañía de la sargento Meiling. El patrullero le llevaba mucha distancia al auto donde estaba Sakura; debido a la costumbre de conducir el patrullero como un auto de carreras. La Meiling de siempre ^_^!
En eso, Sakura quería hacer una última cosa antes de viajar.

-Sakura: “Sólo tengo un solo pendiente”

Cuando Sakur les comenta lo que quería hacer, todos parecían sorprenderse. Tomoyo en cambio, sonríe como si de alguna manera e alegrara del asunto pendiente de Sakura.
El auto de la familia Kinomoto voltea por una esquina. Shaoran se da cuenta cuando mira por el espejo retrovisor del vehículo policial.

-Shaoran (algo sorprendido): “Mira Mei... el auto de Sakura volteó por allí. Creo que algo ha pasado”
-Meiling: “No te preocupes Shaoran... les daré el alcance”

En su mente, Mei pensaba alegremente.

-“La sorpresa que se van a llevar Shaoran y Kinomoto” pensaba la sargento Meiling.

Un rato después, el auto conducido por Touya Kinomoto se estaciona frente al restaurante Lisha Arigato. La camarera es la primera en bajar.

-Sakura: “Espérenme aquí... no tardaré mucho”
-Touya: “Pero, no te tardes, monstruo... recuerda que no falta mucho para alcanzar el vuelo”
-Sakura: “Está bien...”

En instantes, el patrullero 84 llega y se estaciona detrás del vehículo de Touya.
Al ver a Sakura fuera del carro, Shaoran se baja rápidamente y se dirige a ella.

-Sakura: “Pero Shaoran...”
-Shaoran: “¿Por qué has venido aquí?”
-Sakura: “Yo... yo sólo quería verla por última vez, eso es todo Shaoran”
-Shaoran: “¿Estás segura de hacer esto”

Shaoran la toma de las manos.

-Sakura: “Sí Shaoran, yo estoy bien... tú tranquilo sí”
-Sahoran: “Entramos juntos...”
-Sakura: “Claro”

Tomados de la mano, nuestra pareja se dirigía hasta la puerta del restaurante,. Al llegar, Shaoran descubre algo sospechoso.

-Shaoran: “Mira Sakura... la rejilla está abierta. Y la puerta... está media junta”
-Sakura (0_0): “¿Qué...? No es posible... la única que puede abrirla es Tomoyo, ya que ella tiene las llaves”
-Shaoran: “Pues... alguien la abrió”
-Sakura (un poco asustada): “Quizás se metió un ladrón...”

Shaoran intentaba abrir la puerta, pero le era imposible.

-Shaoran: “Rayos.. está atorada. Hay algo por dentro que me impide abrirla”
-Sakura: “Te ayudaré a empujar”

Ambos empujaron con todas sus fuerzas. De a pocos, consiguieron que la puerta cediera y se abriera lentamente. Cuando la abren por completo se dan con una inesperada sorpresa.

-Shaoran: “¿Qué es esto?”
-Sakura: “Parecen ser... cartas”
-Shaoran: “Pero son miles...”
-Sakura: “No sé, esto debe ser un error”

Sakura toma una de las miles de cartas que estaban regadas por todo el suelo; abre el suelo y comienza a leerla.

-Sakura: “Debería haber en el mundo más gente como ustedes...”

Dentro del sobre, había algo más.

-Sakura: “Mira Shaoran... un cheque... por 6 yenes”

Sakura y Shaoran se miraron fijamente, sorprendiéndose del contenido de la carta.
Entonces, Shaoran hace lo mismo; coge una carta, la abre y la lee.

-Shaoran: “Son un ejemplo para todos nosotros, esperemos que tengan un bello futuro”
-Sakura: “Que hermosa carta... quién la escribe”
-Shaoran: “Yoshiyuki Terada y Rika Sasaki”
-Sakura: “Pero si son...”
-Sakura y Shaoran: “Los otros ganadores de la lotería”

Yoshiyuki Terada y Rika Sasaki se habían enamorado gracias a la lotería (al igual que nuestra pareja, pero sus historias son muy diferentes) Para esta pareja, su verdadera riqueza consistía en el amor que sentían y no en los millones que compartían.
Como todos en la ciudad, se enteraron de lo acontecido con respecto a Sakura y Shaoran y decidieron solidarizarse con ellos.
Al igual que la carta que Sakura había leído, la carta de la pareja Terada – Sasaki venía con un cheque.
Al mismo tiempo, fuera del restaurante, estaban reunidos los conocidos de nuestra pareja fuera de sus vehículos. Se mostraban alegres y satisfechos por lo que estaba pasando.

-Touya: “Parece que la idea de esa reportera dio resultado”
-Meiling: “Fue brillante... tengo que reconocerlo”
-Yukito: “Que bueno que todo esté saliendo bien...”
-Tomoyo (^_^): “Nos esforzamos mucho para que ellos no se enteraran de nada y darles esta sorpresa”
-Touya: “Ahora todo será distinto”
-Meiling: “De eso no hay duda”
-Tomoyo (suspirando): “Me encantaría estar allí para grabar a Sakura y al oficial”
-Kero (contento): “Que felicidad...!!!??? supongo que ahora, Sakura y el policía bobo no viajarán a Hong Kong”
-Meiling (¬_¬) molesta porque le dijo bobo a Shaoran): “Estoy de acuerdo con el muñeco”
-Kero (molesto): “¿A quién le dijiste muñeco?”
-Meiling: “Muñeco... muñeco... muñeco”
-Kero: “Te aprovechas de ser una chica, porque sino...”
-Meiling: “¿Sino que...? me daras aire con tus alitas, muñeco... ja, ja, ja”
-“Uyyyyy... si sólo pudiera enseñarle mi verdadera ientidad, la muy tonta se moriría de miedo cuando vea mi escultural figura” pensaba molesto Kero.
-Tomoyo (^_^): “Ya no te enfades. Lo importante es que tal vez tu deseo se haga realidad y Sakura y el oficial Li se queden en Tomoeda City”
-Yukito: “Sí, la Srta. Daidouji tiene razón. Ahora que ellos saben que toda la ciudad aprecia a las personas como ellos”
-Meiling: “¿Por qué mejor no entramos?”
-Touya: “No, todavía no... esperemos aquí un poco. Dejemos que ellos disfruten el momento”
-Todos: “Está bien...!!!”

En el edificio de al frente, a espaldas de los conocidos de nuestra pareja, se encontraba en el techo Eriol Hiragizawa y su pequeño guardián Spi. Ellos observaban, aunque su visita fue por unos minutos.

-Spi: “Tan pronto se va...”
-Eriol: “Así es... me conformo con que Sakura vea lo que le tengo preparado”
-Spi: “Otra prueba...”
-Eriol: “Al contrario... se acabaron las pruebas para ella. Quizás, después de esto, nos demos con su presencia”
-Spi: “¿¿¿¿????”
-Eriol: “Vámonos de aquí”
-Spí: “Sí, lo que usted diga...”

En cuestión de minutos, ambos desaparecen del techo del edificio.
Y en el restaurante, Shaoran leía otra carta de una persona que el conocía.

-Shaoran: “Cuando sea grande, quiero ser como usted... Gracias por rescatarnos a mi y a mi mami del incendio...”
-Sakura (contenta): “Son conocidos tuyos, Shaoran...”
-Shaoran: “Sí, así es...”

La carta le pertenecía al niño que Shaoran salvó de un incendio, junto con su madre.
En ese mismo momento, Sakura coge una carta, y como Shaoran leía una que había cogido, lo leyó personalmente.

-“Siento mucho haberte causado problemas, ya que yo fui el causante de ese tsunami...”

Sakura se quedó bastante impresionada con aquella carta, pero igual la siguió leyendo.

-“Pero, yo sabía que lo detendrías con tu magia, y la del oficial Li. Ustedes son personas excepcionales y eso quería demostrarle a toda la ciudad. Te felicito por tu valor, admiro las cosas que haces y lo que eres. Te envío este cheque. Quizás cuando lo veas, descubra quien soy. Ten la seguridad que nos volveremos a ver, querida Sakura...”

Al terminar de leer la carta, Sakura ve el cheque no tenía nombre, solo una cantidad escrita; al ver el monto de tal cheque y releer lo último de la carta que decía “querida Sakura”, la camarera sabía de quién se trataba.

-“Eriol...” pensaba Sakura soprendida.

Sonriente y feliz, la mesera abrazó cuidadosamente la carta de Eriol.

-“Muchas gracias, Eriol...”

Al mirar nuevamente el cheque, Sakura observa admirada que el nombre de Eriol Hiragizawa aparecía en el cheque como por arte de magia.

Sakura descubrió que era Eriol debido a que cuando él era un cliente frecuente de su restaurante, siempre le daba 20 yenes de propina a Sakura (obviamente, la cantidad en el cheque era mucho más que 20 yenes).

Sin imaginárselo siquiera, en la ciudad había un increíble movimiento de masas que generó el aumento de cartas en el restaurante Lisha Arigato. El correo local se había llenado de gente, y ni que decir de los buzones.
Los habitantes de Tomoeda City hacían donativos en diferentes lugares, incluyendo la conocida tienda Yamachi, cuyos dueños habían puesto un buzón con los nombres de nuestra pareja.
La camarera y el policía se entretenían leyendo las miles de cartas que se encontraban en el restaurante, y por esa razón, no vieron la hora que era... 3:20 p.m. El perder su vuelo a Hong Kong originó la alegría total de sus conocidos.

Sakura, Shaoran y compañía tardaron 3 días en abrir la correspondencia que toda la ciudad les había enviado. Para cuando terminaron, Tomoeda City les había dado una propina de 800 mil yenes.
Días después de que la ciudad recompensara a nuestra pareja. Shaoran regresó a su trabajo de policía y, junto a su fiel compañera, la sargento Li Meiling, vigilan las calles de Tomoeda City, resguardan el orden y ayudan a la gente cuando surgía problemas (con o sin poderes mágicos, en el caso de Shaoran).

Con el dinero donado por toda la ciudad, Sakura recuperó su restaurante; ella obtuvo todos los papeles para legalizar su restaurante... para siempre. Así evitó que el ambicioso Iko Ashihiro (su ex – jefe) se apoderara de su local.
Debido al éxito de su restaurante y a la buena imagen que ella mostraba al público, ganándose su respeto y cariño. Entonces Sakura abrió otro restaurante más. Sin importar el número de restaurantes que Sakura tuviera, lo importante es que ella nunca se olvidaba de sus clientes especiales, que la conformaban aquellas personas necesitadas que conviven con la pobreza.
La bondadosa camarera no estaba sola en sus nobles propósitos, contaba con el amor de su amado Shaoran, el cariño de las personas que la conocían y la ayuda interminable de su hermano Touya Kinomoto.
Para el millonario Eriol Hiragizawa, el aliarse con Sakura fue lo más acertado y sabio que pudo haber hecho. Ambos crearon una fundación de nombre Friendship para fines benéficos. Fue sin duda, una sólida y eterna alianza.
Siguiendo con las cosas buenas, la alocada reportera Nakuru Akisuki obtuvo muchos reconocimientos; era la reportera con mayor credibilidad según las encuestas y su diario The Tomoeda Post era el más leído de la ciudad, dejando en la ruina a su competencia amarillista The Tomoeda Voice. Gracias a ella y a su diario, la ciudad comprendió que Sakura Kinomoto y Li Shaoran eran personas con buen corazón, cuyo interés era la de ayudar a la gente, con la ayuda o no de sus poderes mágicos.
Con su artículo Su Hora Cero y su plan, Nakuru quería demostrarle a Eriol Hiragizawa que el poder de las palabras y de las acciones era más efectivo que el poder de la magia, cosa que el millonario entendió claramente.
En cuanto a las hermanas de Shaoran, desconociendo lo que pasaba con nuestra pareja, disfrutaban de una vida de lujo y despilfarro total. Pero, un buen día, sus vidas dio un giro de 360° al descubrir que el abogado Jack Miyamoto, el que les ayudó a ganar el juicio contra Sakura y Shaoran, les había vaciado su fortuna, para después, huir del país con todo su dinero. Por fin las cuatro hermanas llegaron a ser populares... pero no del modo que ellas querían. Para evitar ser el hazme - reír de la ciudad, vendieron todo lo que tenían y decidieron irse de Tomoeda City para ahcer una nueva vida en Hong Kong, como castigo a todo el mal que habían hecho.
De ellas, no se supo más...
Y así termina nuestra historia, en principio real, Sakura y Shaoran realizaron todos sus sueños (incluso casarse ^_^) y lo hicieron en la ciudad donde habían crecido y vivido toda su vida, una ciudad en donde la gente pedía milagros y a veces... se les concedían.

FIN

DarkSyaoran
En busca de las plumas
En busca de las plumas

Aries Mono
Cantidad de envíos : 74
Reputación Dimensional : 11
Fecha de inscripción : 17/01/2010
Edad : 36
Localización : Peru

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.