~Hitsuzen~ Ver 1.9

"Algo Más Dulce Que El Chocolate" [para el concurso]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Algo Más Dulce Que El Chocolate" [para el concurso]

Mensaje por Emina-chan el Dom Ene 31, 2010 9:01 pm

“Algo más dulce que el chocolate”



La campana de finalización de las clases acababa de sonar,
era un día fresco de invierno así que todos los alumnos salían muy abrigados
del establecimiento; salvo por aquellos que tenían que asistir a algún club, el
resto volvía como siempre a sus casas.



En los casilleros, recogiendo los zapatos, se encontraba una
joven de hermosos ojos verdes tan brillantes como sinceros. Estaba terminando
de recoger sus cosas cuando otra chica de cabello largo y melodiosa voz
interrumpió sus pensamientos.



-¿Hoy no vuelves con Shaoran, Sakura?- preguntó con picardía
al ver el rostro sonrojado de su amiga.



-Ah, no, hoy tiene práctica con el equipo de fútbol de la
escuela - respondió tratando de contener su sonrojo- me dijo que no lo esperara
porque seguro terminarían tarde-.



-Ya veo- Tomoyo seguían contemplándola en silencio.


-Pero es mejor que hoy no vuelva con él a casa- asintió
Sakura.



-¿Y eso? ¿Por qué no?- preguntó su amiga con curiosidad.


-De esa forma ahora puedo ir de compras- sonrió Sakura con
aquella sonrisa característica de ella.



-¿De… compras?-.


-Si, iré a comprar los materiales para prepara chocolates-
afirmo contenta.



-Ah, con que estabas hablando de los chocolates para San
Valentín ¿verdad?- inquirió Tomoyo al ver como su acompañante asentía enérgica-
¿piensas regalárselos a Shaoran?-.



-Si, hoy le pregunte que tipo de chocolates eran los que le
gustaban pero…- lo pensó detenidamente.



-Pero…-.


-Me dijo que no era necesario que le preparara nada, que
sólo…- se detuvo en ese momento.



-Que sólo… ¿Qué?-.


-Ah no nada, no me prestes atención- sentencio moviendo
eufóricamente su cabeza y sus brazos negando todo- por cierto Tomoyo ¿no te
gustaría acompañarme?- le preguntó.



-Por supuesto que si- sonrió- pero lo siento mucho, hoy no
puedo, tengo una cena muy importante con mi madre y unas antiguas directivas de
otras empresas de juguetes- se disculpo.



-Ya veo, bueno será mejor que me de prisa- sentencio Sakura-
no vemos el lunes Tomoyo- se despidió.



-Esteeee… Sakura- la llamó con calma- ¿te gustaría que nos
juntemos mañana para hacer juntas los chocolates?- le preguntó con calma.



-¿Hoe? ¿También vas a hacer chocolates Tomoyo?- inquirió
sorprendida mientras su amiga asentía- ¿y para quien?- pregunto nuevamente.



-Jijiji te lo diré mañana ¿está bien?- sonrió con
delicadeza.



Sakura dudo un poco, no sabía si realmente su amiga se lo
diría pero como no tenia mucho tiempo simplemente asintió con la cabeza y vio
como Tomoyo se perdía de vista.



-Es cierto se me va a hacer tarde- se dijo a si misma y salio
rápidamente de la escuela en dirección a la zona comercial de Tomoeda.



Las calles estaban completamente abarrotadas por chicas que
iban y venían comprando lo necesario para el día de San Valentín. Las cajas,
los listones, el chocolate, los rellenos, los moldes, libro con recetas para
hacerlos, incluso Sakura noto un libro en particular en manos de una chicas que
se titulaba “El Hechizo del Chocolate”; todo eso se podía ver en las bolsas de
las jóvenes que salían de las tiendas cercanas.



Sakura ingreso en un nuevo local, del que había oído hablar
a varias compañeras de su clase “Clover Shop” en la vidriera podía ver cientos
de artículos para hacer el chocolate de San Valentín y dentro a muchas chicas
que tenían a los empleados de un lado al otro. La joven entro y aguardo su
turno de ser atendida mientras observaba la diversa cantidad de productos y
pensaba cual seria el mas indicado para comprar, teniendo en cuanta de que no
contaba con mucho dinero.



-Gracias por espera ¿en que puedo ayudarte?- inquirió una
voz conocida llamando la atención de Sakura.



-¡¡¡Yukito!!!- exclamó al verlo sonreír.


-¿Cómo estas pequeña Sakura?- inquirió el joven de ojos
bondadosos.



-¿Qué… qué estas haciendo aquí?- le preguntó sorprendida.


-Estamos trabajando medio tiempo en esta tienda- respondió
con la misma sonrisa.



-¿Estamos?- susurro Sakura con cierto miedo, entonces estiro
un poco su cuello hacia un costado y logro verlo entre cientos de chicas-
hermanoooo-.



-Je, je ¿Touya no te lo dijo?- pregunto con calma Yukito.


-Nooo, no me dijo nada- respondió sin apartar la vista de
los ojos de su hermano- uy y ahora ¿Qué voy a hacer?- se preguntó un tanto
preocupada.



-¿Vienes a comprar lo necesario para hacer chocolates?-.


-Si, peroooo… perooo- miró a Touya nuevamente de soslayo.


-No te preocupes- le susurro Yukito a los oídos- él esta
bastante ocupado con las demás clientas, así que no creo que te note si compras
todo rápidamente ¿si?-.



Sakura sonrió con más calma, pensándolo bien, había sido un
alivio que fuera Yukito quien la atendió y no su hermano ya que comenzaría a
hacerle preguntas y a molestarla.



-¿Y ya sabes lo que vas a llevar?- le preguntó de pronto
Yukito sacándola de sus pensamientos.



-Ah si, ya lo tengo casi todo pensado- sentencio- pero no se
que moldes llevar para prepararlos- agregó mirando el stand de los moldes.



-Bien, dime todo lo que vas a llevar y mientras piensas que
molde elegirás yo buscare el resto por ti- se ofreció Yukito amablemente.



Sakura asintió y luego se dedico a buscar entre los demás
moldes eligió los indicados para aquellas cinco personas a las que planeaba
regalarles chocolate el domingo.



Luego de pagar por todo y despedirse de Yukito, salio
sigilosamente de la tienda, para que su hermano no la viera en aquel lugar.
Caminaba de regreso a casa, por el parque del rey pingüino, aquel parque que le
traía tantos recuerdos y entonces lo escucho en sus pensamientos “te quiero”,
esbozó una dulce sonrisa Shaoran se lo decía a menudo cuando estaban juntos
desde que había vuelto o en sus cartas y llamados telefónicos.



-Pero seria más lindo que me dijeras “Te Amo”- sentencio en
un susurro, cuando escucho su propio comentario se puso roja hasta las orejas y
con ambas manos sobre sus mejillas tratando de controlar su rubor movía su
cabeza de un lado al otro- ¿pero en que estoy pensando?- se pregunto, pero
luego se detuvo en seco por un momento- pero… pero… ¿Por qué no me lo dice? Se
supone que llevamos un tiempo saliendo y que somos novios ¿no debería decírmelo
al menos en sus cartas?- inquirió mientras el frío viento comenzaba a soplar.



-¿Sakura?-.


La joven se dio media vuelta para ver quien la había llamado
y se topo cara a cara con una de sus antiguas amigas y compañera de clases.



-Chiharu ¿Qué estas haciendo aquí?- le preguntó sorprendida.


Chiharu sonrió y levanto un poco la bolsa que tenia en la
mano- lo mismo que tu- sentencio.



Ambas tomaron asiento en un banco cercano para poder
charlar.



-¿Así que compraste las cosas para preparar chocolates?-
inquirió Sakura mientras Chiharu sonreía y asentía- para Yamazaki ¿verdad?-.



-Así es- confirmo la joven- aunque él es mucho mejor
cocinero que yo- sentencio algo triste.



-Ah eso no importa, estoy segura de que él los recibirá con
mucho gusto, ya que tu te esforzaste en prepararlos ¿no?- trató de animarla un
poco.



-Si, ya lo se- contesto con una sonrisa- el siempre recibe
mis regalos con su típica sonrisa- agregó- pero dime, compraste todo para
hacérselos a Lí ¿verdad?- le preguntó mientras Sakura asentía- ya veo, oye ¿no
quieres que los hagamos juntas mañana?-.



-Claro, mañana Tomoyo va a ir a mi casa en la tarde ¿Por qué
no vas tú también? Así los preparáremos juntas- propuso la joven con su dulce
sonrisa.



-Muy bien ¿Qué te parece si invitamos a Rika y a Naoko
también? Tal vez también vayan a preparar algo- le pregunto- además Rika tiene
mucha practica en esto de la cocina seguro nos daría unos buenos consejos-.



-Si-.


De pronto ambas escucharon un par de voces conocidas que se
acercaban hacia ellas entretenidas en su propia charla, automática y
rápidamente ambas jóvenes guardaron las bolsas con rapidez dentro de sus
portafolios justo a tiempo.



-¿Sakura?-.


-¿Chiharu?-.


Inquirieron ambos muchachos al verlas paradas como si los
estuvieran esperándolos dedicándose entre ellas miradas de alivio.



-¿Qué estas haciendo aquí Sakura? ¿Ocurrió algo malo?- le
preguntó Shaoran al acercarse.



-No, no paso nada- sentencio la joven tratando de buscar
alguna excusa- es sólo que…-.



Shaoran la miro extrañado.


-Sólo que nos topamos de regreso a casa y nos quedamos
platicando- interrumpió Chiharu- ¿verdad? ¿Verdad que eso paso Sakura?- le
preguntó a la joven que asentía enérgicamente.



-Si, claro, eso fue lo que paso- corroboró Sakura aliviada
nuevamente.



Shaoran continúo mirándola muy seriamente y luego de exhalar
un suspiro dijo- está bien, pero no debería quedarse en el frío-.



-Lí tiene razón- lo secundo Yamazaki- podrían resfriarse si
se quedan mucho tiempo al frío- las regaño especialmente a Chiharu.



-Si, si está bien- respondió la joven empujando a Yamazaki
en dirección opuesta- mejor nos vamos Yamazaki- sentencio- Sakura nos vemos
mañana ¿si?-.



-Si claro-.


-Oye Lí nosotros también vamos mañana ¿cierto?- preguntó
Yamazaki zafándose de los empujones de Chiharu.



-Ah, si claro- respondió con calma- ve mañana a mi casa para
salir de ahí-.



-Listo-.


-¿Eh? ¿A dónde van ustedes dos?- preguntó Chiharu a
Yamazaki.



El muchacho la observo con una sonrisa- eso mi querida
Chiharu…- dijo colocando su dedo índice sobre la nariz de la joven-… es un
secreto- agregó.



-¡¡¡No es justo, dime!!!-.


-No, no lo haré-.


En aquella pequeña disputa ambos jóvenes se perdieron al
doblar tras unos árboles enormes que habían crecido con el tiempo.



Sakura y Shaoran se quedaron solos en aquel lugar, el frío
estaba sintiéndose aun más y por esa razón ambos tenían las mejillas rojas.



-Mejor te acompaño a casa Sakura ya se está haciendo tarde-
sentenció el joven con una amable sonrisa.



-Pero… ¿no es una molestia?- inquirió ella un tanto
incomoda.



-¿Molestia? ¿Qué estas diciendo? Tu no eres ninguna molestia
para mi- le contestó sin dejar de demostrar aquella infinita dulzura que tenia
para con ella- déjame acompañarte ¿si?- le pidió.



Sakura asintió devolviéndole la sonrisa y aforrándose a su
brazo con fuerza.



Al caminar por la calle las personas pasaban a su lado y
muchas chicas hablaban entre ellas sobre el tipo de chocolate que prepararían
para el domingo. Shaoran sonreía con incredulidad al escuchar frases como “con
este chocolate ganare su corazón” o “va a caer con mi chocolate hecho de amor”
incluso “su corazón ya esta en mis manos, la victoria es segura”.



-Mmm, oye Shaoran-.


-Dime-.


-¿En Hong Kong te regalaban chocolates?- preguntó
imaginándose a un Shaoran lleno de admiradoras entregándoles sus chocolates
junto con sus sentimientos.



-Ah, si, mis hermanas y Meiling siempre preparan y siempre
me regalan algunos- contestó como si nada.



-No me refiero a eso- aseguro la joven parándose en seco.


-¿Eh?-.


-Otras…- levanto su mirada un tanto angustiada y ruborizada-
otras chicas- dijo rápidamente- algunas de tus ex compañeras de clases, por
ejemplo-.



-Ah eso- suspiro resignado- pues si, recibía muchos de
ellas- sentencio.



-¿Y vos los aceptabas?-.


-¿Qué?-.


-¿Qué si los aceptabas?- inquirió.


-No- sentencio entre serio y fastidioso.


-¿Por qué no?-.


-No me interesa eso del San Valentín, no es necesario un
solo día para demostrar tu amor a la persona que amas- dijo serio y cortante.



Sakura sintió un escalofrío, pero aun así le preguntó- ¿y
si… y si yo te preparo chocolates? ¿Vos los comerías?-.



-¿Eh?-.


-¿Los aceptarías de mi parte Shaoran?- le volvió a preguntar.


Shaoran la tomó por los hombros y le sonrió- claro que si-
asintió- pero no quiero que te pongas en gastos Sakura, yo no necesito
chocolates para enamorarme de vos y quererte- le dijo con calma.



“Quererte” “quererte” ¿Por qué no podía decirle “amarte”? la
joven se sintió un tanto angustiada por ello.



-Este será… nuestro primer día de San Valentín juntos, y por
eso…- balbuceo un poco- por eso yo quería que fuera especial para ambos-.



Shaoran la miró seria y fijamente a los ojos suspirando
resignado- yo ya te dije lo que quería que hiciéramos para San Valentín-
respondió un tanto ruborizado.



Sakura sonrió dulcemente igual de ruborizada que Shaoran- lo
sé… pero… pero el chocolate es la tradición- sentencio apresuradamente.



El joven no contestó, la verdad era que no tenia nada para
refutarle, la verdad era esa, el chocolate era la tradición.



-Mejor vayamos a casa Sakura- sentenció tomando su mano y
conduciéndola por el camino- ya se esta poniendo mucho más frío y es tarde, tu
hermano te va a regañar… de nuevo- dijo en una especie de gruñido.



Ambos se alejaron del parque sin decir nada más del tema de
San Valentín, aunque fuera tan tarde había mucha gente en las calles de la
ciudad, todas iban y venían de un lado a otro hablando amenamente entre ellas.



Sakura, se despidió de Shaoran en la entrada de su casa, en
esta ocasión el joven no quiso entrar y quedarse un momento como lo hacia
normalmente; dijo que tenia cosas que hacer en su casa y que al día siguiente
tampoco podría ir a visitarla ya que había quedado con Yamazaki.



La joven, ingreso a su casa exhalando un suspiro muy
profundo y camino por el pasillo lentamente, podía escuchar la voz de su padre
en la cocina que hablaba por teléfono con alguno de sus compañeros de la
universidad, se asomó y lo saludo con un ademán de su mano y una sonrisa.



Subió hasta su cuarto y agradeció que Kero estuviera
durmiendo sobre el escritorio ya que realmente no tenía ganas de hablar ni
pelear con él.



Se recostó boca abajo en su cama y trato de no pensar en
nada, pero le era completamente imposible no hacerlo ya que Shaoran se
presentaba en su mente constantemente.



Reviso su celular para ver si no tenía ningún mensaje o
llamada pendientes, pero no había nada, solamente aquella fotografía de fondo,
una fotografía que Tomoyo les había tomado a ambos sin que se dieran cuenta, ni
siquiera Shaoran sabia de la existencia de aquella imagen.



-En esa ocasión… estuvimos muy cerca- suspiro Sakura llena
de dicha recordando
aquel momento.


*************************Flash Back**************************


Estaba en el patio de la escuela buscando a sus amigas para
volver al aula de clases ya que el receso pronto terminaría y en un descuido al
girar bruscamente sus cabellos quedaron enredados en las ramas bajas de un
árbol del patio trasero.



-Hoe… mmngg, dueleeeeee- sentencio peleando con las ramas
tratando de soltar su cabello, pero mientras más luchaba más se le enredaba y parecía
que las ramas no querían soltarla.



-Estate quieta o te enredaras más- dijo un voz dulce
llamando su atención.



Sakura se dio la media vuelta- Shaoran- susurro al verlo
mientras el joven se disponía a desenredar su cabello.



-Vaya nudo- dijo Shaoran al notar que un mecho de aquel
cabello claro estaba bastante enredado en una de las ramas.



-Lo siento mucho Shaoran- se disculpo Sakura- soy muy
despistada-.



-No te preocupes- sentencio el joven con calma- ven mas
aquí- le pidió Shaoran moviendo el cuerpo de Sakura colocando su mano en la
cintura de la joven y pegándola más a su cuerpo.



Sakura estaba muy sonrojada por aquello, al parecer Shaoran
no se daba cuenta de lo cerca que estaban ambos ya que se encontraba muy
concentrado en desenredar el cabello de Sakura; apoyada sobre su hombro podía
sentir la respiración de Shaoran en su oreja sus manos se habían aferrado
fuertemente a la camisa que el joven traía puesta y no podía escuchar más que a
su acompañante.



-Listo, ya se soltó- sentencio Shaoran- ya puedes…- cayo en
la cuenta de lo cerca que estaba de ella y no pudo evitar ruborizarse al verla
tan linda.



Sin pensarlo sus labios iban acercándose, tratando de
concederse un pequeño capricho, un capricho maravilloso e indescriptible. Pero
antes de que nada pasara, la campana que indicaba que el receso había terminado
sonó interrumpiendo aquel momento y rompiendo con el clímax.



***********************Fin del Flash
Back*************************



Sakura ya estaba acostada, al recordar aquello esbozó una
sonrisa dulce y pensó para si misma, que la próxima vez no lo dudaría y no
tardaría en besarlo; tras imaginarse aquel momento sus mejillas se pusieron
rojas y comenzó a girar de un lado al otro entre las sabanas de su cama.



A la mañana siguiente llegaron Tomoyo, Chiharu, Naoko y Rika
para comenzar a preparar el chocolate para San Valentín.



Como Fujitaka tenía reunión en la universidad y Touya tenía
trabajo hasta tarde, la casa quedo sola para Sakura y sus amigas; la mañana y
la tarde pasaba rápidamente mientras las chicas trabajaban arduamente en
aquellos chocolates especial.



Habían tenido ciertas complicaciones, ya que en varias
ocasiones el chocolate se les había quemado o pegado al molde.



Al final, las cinco porciones de chocolates estaban hechas y
decoradas; mientras esperaban que el chocolate se enfriara bien las cinco
amigas preparaban el envoltorio en el que los entregarían.



Una vez terminado todo el proceso ayudaron a Sakura a
limpiar la cocina y cada una volvió a su casa luego, antes de que se hiciera
muy tarde para andar por las calles; como Tomoyo había llamado a sus guardas
espaldas para que pasaran a buscarla a casa de Sakura, se quedo haciéndole
compañía.



-Por cierto Sakura- dijo Tomoyo sorprendida y llamando la
atención de su amiga- no preparaste ninguno con forma de corazón para Shaoran-
sentencio mirando los chocolates de la joven ya envueltos- hiciste cuatro
estrellas y uno con forma de oso-.



-Ah, eso- Sakura miró con mucho cariño aquel chocolate con
forma de osito- es que este es para Shaoran y las estrellas es una para mi
papá, la otra para mi hermano, una para el glotón de Kero y la ultima para
Yukito- respondió con calma.



-¿Y porque el chocolate de Shaoran tiene forma de oso y no
de corazón?- inquirió Tomoyo.



Sakura le sonrió- porque no quería que fuera tan
tradicional, quería que fuera especial y además ambos nos regalamos el osito
que hicimos cuando éramos niños-.



-Ya veo- dijo Tomoyo devolviéndole la sonrisa- por cierto
Sakura-.



-Si, dime-.


-Ayer dijiste que Shaoran te había dicho que no era
necesario que le prepararas un chocolate que solo… y te detuviste- notó como
las mejillas de Sakura tomaban un color rosa fuerte- ¿sólo que?- inquirió con
picardía.



-Ah no, no nada- respondió rápidamente- pero dime ¿para
quienes son los chocolates que has hecho Tomoyo?- inquirió con la misma rapidez
cambiando el tema.



-Hum hum, eso es un secreto- sentenció guiñándole un ojo-
bueno, veo que ya llegaron por mi- agregó al escuchar el timbre de la entrada.



Y así sin que Sakura pudiera reprocharle nada su amiga ya se
había despedido de ella y había salido de la casa a toda prisa. Al parecer no
quería decirle a nadie para quien eran los chocolates que había preparado. Pero
eso no era lo que la preocupaba en ese momento, sino en lo que diría Shaoran al
día siguiente al recibir los chocolates de Sakura.



-Shaoran- suspiro con calma- se a la perfección que no
quieres que me moleste en hacerte el chocolate y que sólo… que sólo… - mordió suavemente su labio
inferior- que sólo quieres estar conmigo durante todo el día de mañana-
continuo mirando aquel chocolate con forma de oso- pero esto es importante para
mi-.



La noche llegó a la ciudad de Tomoeda, Sakura ya había
terminado de preparar la cena para cuando su papa, su hermano y Yukito llegaron
a casa, los cuatro comieron muy tranquilamente, como la joven aun estaba un
poco preocupada por la reacción de Shaoran no le prestaba mucha atención a los
comentarios de Touya quien si la había visto en la tienda “Clover Shop”
comprando los materiales para los chocolates.




Un vez que terminaron de cenar y
Sakura termino de lavar los platos se fue directo a su habitación para
acostarse de una vez, ya que el día siguiente iba a ser bastante largo.








Los primeros rayos del sol se asomaban por entre los
pliegues de las cortinas y uno de ellos dio directo en los ojos cerrados de la
joven que poco a poco comenzó a abrirlos.



-Hoy es el día- se dijo a si misma.


Se levanto, se dio un baño, luego de darle el chocolate a
Kero que ya estaba haciendo berrinches para obtenerlo bajo a la cocina para
desayunar, ahí se encontró con su padre, Fujitaka, que preparaba el desayuno
muy tranquilamente.



El desayuno fue de lo más tranquilo ya que solamente estaba
con su padre, su hermano se había ido muy temprano a trabajar, a Sakura ya no
le parecía extraño que su hermano trabajara incluso los domingos.



Subió a su cuarto para alistarse, ya que había quedado con
Shaoran para esa tarde. A Kero no parecía gustarle mucho la idea de que Sakura
saliera con Shaoran pero sabía a la perfección que no iba a poder hacer nada
para evitarlo.



Antes de salir, Sakura le entregó el chocolate a su padre y
dejo a mano los de Touya y Yukito para cuando volvieran de trabaja; entonces
salio a la calle para dirigirse al parque del rey pingüino donde Shaoran la
había citado, pero al llegar lo encontró con Michiru Tomoe, una de su
compañeras de clases y se oculto detrás de un árbol cercano donde pudo escuchar
la conversación.



-¿Entonces no vas a aceptarlos?- inquirió la joven con una
sonrisa forzada sujetando fuertemente una caja con chocolates con ambas manos-
sólo te pido que seas mi San Valentín Lí… yo… tú me gustas mucho y por eso… por eso…- dijo
rápidamente.



-Lo siento- la interrumpió el joven antes de que pudiera
continuar- pero tu no eres la chica que me gusta, por eso te pido que no te
molestes pensando en mi-.



-Pero… pero si lo piensas- sentencio-si lo piensas te darás
cuenta de que Kinomoto no es la indicada para ti!!!- exclamó casi en un grito.



-Tu no eres la que decide eso Tomoe, soy yo- sentencio
serio- ahora te pido que te vaya, porque estoy esperándola-.



Tomoe comenzó a sollozar- lo he intentado, te juro que lo he
intentado, pero no puedo!!!- exclamó abrazándolo con fuerza- no puedo olvidarme
de ti Lí!!!-.



-Eres una niña caprichosa que piensa que por tener dinero
puede conseguirlo todo- sentencio frío- yo no podría enamorarme de alguien así-
dijo apartándola- mis sentimiento se aclararon a se mucho tiempo-.



Shaoran se alejo de Tomoe dejándola llorar, la verdad era
que no le hacia ninguna gracia aquel suceso pero esa era la única forma en la
que ella lo dejaría en paz de una vez por todas. Se dedico a buscar a Sakura de
un lado a otro hasta que la joven se dejo ver después de un par de minutos
pensando en aquella escena.



-Que bueno- sentencio Shaoran- creí que no ibas a venir o
que te había pasado algo- agregó abrazándola.



-Estoy bien… yo…- balbuceó un poco- yo vi lo de Tomoe
recién- dijo de una vez.



Shaoran parecía sorprendido por la seriedad de la voz de
Sakura.



-Por esa razón no te gusta el día de San Valentín ¿verdad
Shaoran?- inquirió con calma, al notar la razón por la cual a su joven amor le
disgustaba la idea.



-Si- sentenció- no quiero ser malo con ellas pero…- suspiro
resignado- a veces son demasiado molestas y no quieren entender que yo ya tengo
a quien querer-.



Sakura sonrió con tranquilidad- hoy vamos a pasar todo el
día juntos Shaoran- le sonrió con naturalidad- pero antes de eso…- dijo sacando
de su cartera una caja pequeña bien decorada con un listón verde- aquí tienes-
agregó extendiéndole el paquete.



-Sakura… no tenias que…-.


-Si, si tenia- respondió con rapidez- esto… es importante
para mi Shaoran- lo miro seriamente- por favor- pidió extendiendo más sus
manos, acercando hasta el joven su obsequio.



Shaoran suspiro resignado y esbozó una sonrisa al tomar el
regalo de aquella muchacha que lo había cautivado en su infancia.



-Es un oso de chocolate- sentencio al abrir la caja y ver un
perfecto osito que ocupaba el pequeño lugar que había en la caja.



-Hum, hum lo tradicional son los típicos corazones ¿no?-
inquirió mientras Shaoran asentía- pues yo quise romper un poco con la
tradición, además el osito tiene un significado especial para nosotros ya que
ambos tenemos uno hecho por el otro- le sonrió angelicalmente.



Sakura vio como Shaoran llevaba el chocolate hasta su boca y
le daba la primera probada.



-Por… por cierto…- dijo un tanto nerviosa- es… es la primera
vez que hago chocolate con forma de osito y con ese relleno especial- jugaba
con sus manos para tranquilizar un poco sus nervios- así que… así que es
probable que no me haya quedado tan bien- sentenció colocando una mano detrás
de su cabeza y riendo forzadamente.



-Está delicioso- dijo Shaoran terminando de comerse por
completo el chocolate que habían hecho especialmente para él.



-¿Estas seguro?- inquirió un tanto incrédula.


-Si, me va a costar mucho trabajo devolverte algo así para
el día blanco- le sonrió con dulzura.



Shaoran abrazó con fuerza a Sakura, transmitiéndole una
calidez y una sensación únicas que los ponía felices a amos por igual.



-Muchas gracias Sakura, estaba delicioso- le agradeció
besando su frente con dulzura.



Sakura se aferro más a la campera de Shaoran- más… abajo-
pidió en un susurro casi imperceptible con su rostro todo ruborizado.



Shaoran sonrió aun más dulcemente al ver el rostro
ruborizado de la ya no tan pequeña Sakura, tomó con cuidado el mentón de la
joven- ¿aquí?- susurro posando sus labios sobre los de ella muy suavemente y
profundizando aquel bellísimo beso- tus besos son mucho más deliciosos que los
chocolates- sentenció mirándola a los ojos logrando que Sakura se apenara aun
más y al mismo tiempo se perdieran en la profundidad de aquellos ojos color
café que tanto le gustaban.



-Sha… Shaoran yo…- balbuceó.


-Te amo Sakura- le dijo besándola otra vez- solamente tengo
ojos para vos, para vos y para nadie más.



La mirada de Sakura se dulcifico aun más al escuchar “eso”,
al escuchar lo que tanto había deseado escuchar, lo besó y lo abrazó
fuertemente deseando que el tiempo se congelara en ese preciso momento.



-Yo también te amo… mi querido Shaoran, te amo como no
tienes idea- le susurró al final.





Al fin lo termine, quizas es un poco más largo de lo que esperaban pero.... la verdad es que no se hacer fics cortos esto es lo más corto que he podido hacer, lo siento mucho bien, espero que les guste acepto comentarios, criticas, elogios y cartas bombas jeje .


"Los quiere mucho Emi-chan"



.:。✿*゚‘゚・✿╰۞╮─═─~☆~═─hitsuzen─═─~☆~─═─╰۞╮✿*゚’゚・✿.。.:

ǝlqɐʇıʌǝuı sǝ opoʇ sɐıɔuǝpɔıuıoɔ sɐl uǝʇsıxǝ ou

"Gracias a ti... sigo con vida... esforzandome día a día... hasta ver realidad mi deseo... que tú seas inmensamente feliz"

"Llevame a tu realidad"


Emina-chan
Realeza de Clow

Libra Gato
Cantidad de envíos : 267
Reputación Dimensional : 56
Fecha de inscripción : 01/08/2009
Edad : 29
Localización : Desconocida... donde el viento la lleve... donde el agua la arrastre

Pesonaje de juego de roll
Personaje: Kaho Mizuki
Nombre del juego:: The wind of sweet love
Experiencia Roll:
4/10  (4/10)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Muy buen fic

Mensaje por Dark Princess Sakura el Lun Feb 01, 2010 5:38 pm

Hola Emina!! hi

Te lo dije, tambien tu eres una gran escritora; me encanto tu fic adoro

Tengo una gran competencia contigo; me encantaria poder preparar chocolates para san valentin a mi querido Eriol y Seishirou!!! penita
Pero bueno, ellos no estan aqui ups

Tambien podria hacerlos para Syaoran y Kaito, pero estan muy lejos de mi loco asi que eso tampoco es posible.. Lo vere por el lado bueno; me ahorrare un gasto suspiro

Bueno, tu fic es muy bueno, felicidades!!



.:。✿*゚‘゚・✿╰۞╮─═─~☆~═─hitsuzen─═─~☆~─═─╰۞╮✿*゚’゚・✿.。.:

ǝlqɐʇıʌǝuı sǝ opoʇ sɐıɔuǝpɔıuıoɔ sɐl uǝʇsıxǝ ou



Dark Princess Sakura
Comerciante interdimencional

Acuario Rata
Cantidad de envíos : 162
Reputación Dimensional : 23
Fecha de inscripción : 28/07/2009
Edad : 31
Localización : Mexico

Pesonaje de juego de roll
Personaje: Sakura, Suiren
Nombre del juego:: The wind of sweet love
Experiencia Roll:
8/10  (8/10)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.