~Hitsuzen~ Ver 1.9

Destino y Esperanza

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Destino y Esperanza

Mensaje por pame el Miér Jul 21, 2010 10:32 am

hi
he leido muchos fanfic y todos me gustaron saben no soy buena escribiendolos ...k realmente soy mala depre
pero de todos los que he leido el que mas me gusto es el de destino y esperanza enamorado sonrojado que fuen escrito por marissa cervantes y es una linda historia espero que a ustedes tambien les guste mucho como me gusto a mi
victoria

Spoiler:

Destino y Esperanza


Introducción

Aunque realmente no hubiera mucho que observar, él estaba ensimismado mirando por la ventana del avión. Había mirado su reloj hacía poco tiempo y sabía que llegarían a su destino en menos de una hora. Había tratado de dormir, pero no lo había conseguido, cada vez que cerraba los ojos ella aparecía. No podía dejar de pensar en ella, dejar de pensar que estaría alejado de ella, eso no lo soportaba, eso no lo dejaba en paz.
Dio un profundo suspiro, no sabía cuándo la volvería a ver, tal vez el tiempo y la distancia surtían efectos en ella, y se olvidara de su promesa.
Sus mejillas no pudieron evitar sonrojarse al pensar en ella, en esa sonrisa que le dio en el aeropuerto, le dijo que lo esperaría, y él confiaba en ella.
-Joven Shaoran- Wei lo sacó de sus pensamientos e hizo que dirigiera su mirada hacia él- ¿le ocurre algo?
-No- suspira.
-Es que lo noto un poco triste y distraído…
-No es nada…
Wei iba a hablar, pero decidió dejar al pequeño hechicero tranquilo, se le veía triste y era mejor dejarlo solo, él más que nadie sabía cuándo el pequeño Shaoran necesitaba un poco de soledad.
Shaoran cerró los ojos y concilió el sueño.

“Ya no está… ella ya no está conmigo. ¿Qué puedo hacer? Ya no la tengo conmigo ¿qué me queda ahora? Estoy solo… ¿qué me queda?”
“La Esperanza… la esperanza”

Li Shaoran abrió sus ojos ante estas últimas palabras. “Esperanza” tal vez tenía razón y lo único que le quedaba era la esperanza, la esperanza de volver a ver a Sakura algún día.
-Ya estamos llegando a Hong Kong- le anunció Wei.
-Sí, gracias…- dice acomodándose en su asiento.
Arribaron en la capital del China casi al atardecer. Wei se apuró con el equipaje y ya tenía un taxi preparado para que los condujera a la residencia del Clan Li. Durante el camino Wei notó que Shaoran venía más animado y se tranquilizó.
Ambos llegaron a casa exhaustos por el viaje, Wei abrió la puerta y Shaoran se dispuso a entrar. Justo cuando tenía unos segundos adentro de su casa sintió cómo alguien le abrazaba con fuerza y, como no se lo esperaba, perdió el equilibrio y cayó junto con quien le dio el abrazo.
-¡¡Shaoran!!- sonreía Mei Ling- ¡¡me alegra tanto volverte a ver!!
En vez de reprenderle como siempre lo hacía, Li se limitó a suspirar con resignación. Cuando se puso de pie llegaron sus hermanas, quienes también lo recibieron efusivamente.
-¡Al fin regresas!
-¡Te extrañamos!
-Pero bueno, aunque nos alegre verte- dijo la hermana mayor- debes de ir con mamá, que ella te está esperando. Desea hablar contigo de algo muy urgente…
Shaoran asintió y se dirigió al aposento de su madre, por lo menos ahora se había librado del “cariñoso” recibimiento de sus hermanas y prima.
Subió las escaleras rápidamente y abrió la inmensa puerta que conducía al habitación de la Sra. Li. Ella se encontraba sentada en su cama, como esperando a su hijo. Cuando él entró ella le miró fijamente y le hizo un gesto indicándole que se acercara.
-Así que… ya has regresado- le dijo su madre sonriendo.
-Sí- se limitó a decir su hijo.
-Me alegra que hayas regresado con bien. Pero ahora tengo un asunto muy importante del cual tengo que hablar contigo… Pai, pasa por favor…
Al pronunciar estas palabras entró por la puerta una niña de la edad de Shaoran. Vestía ropas chinas, tenía la piel blanca, se podría decir que era pálida. Tenía unos largos cabellos café cuyas puntas tenían un ligero color dorado, sus ojos eran de un color azul marino, como el mar mismo. Se acercó hasta unos cuantos metros de Li y se quedó estática, como esperando que le ordenaran que se acercase más.
-Ella es Pai- le presenta a la recién llegada. Li voltea a mirar a la niña y la observa detenidamente, a pesar de su corta edad, tiene una belleza bastante notoria. Ella tiene la vista en el piso, si Shaoran pudiera contemplar sus ojos; podría notar al instante la infinita tristeza que se vislumbra en ellos.
-Pai es hija de un gran amigo de tu padre- continúa su madre, él voltea la vista hacia ella- el padre de Pai pertenece a una familia de hechiceros que no es muy conocida, pero es muy poderosa. Practican tanto la magia blanca como la magia negra, saben dominar esta última a la perfección, utilizándola a su conveniencia. Ella se encuentra aquí porque alguien totalmente desconocido para nosotros ha matado a toda su familia. Sólo ella ha sobrevivido y como su padre también era un gran amigo mío, he decidido alojarla en nuestra casa. Pai- dirige la mirada a la pequeña y ella alza la mirada- él es mi hijo Shaoran, acércate; quiero que ustedes dos se conozcan…
La pequeña se acerca tímidamente y se coloca ante Shaoran, quien la mira fijamente.
Ella alza su mirada y él contempla sus hermosos ojos azules como el mar, pero tristes como los de él. Al instante se da cuenta de que ambos tienen algo en común: han perdido a un ser querido. Aunque en el caso de Pai sea más doloroso, ya que ella jamás lo volverá a ver.
-Yo soy Shaoran Li…
-Me place conocerlo, joven Li- dice bajando la cabeza en señal de respeto.
-Pai, quiero hablar con mi hijo ¿podrías dejarnos a solas?
-Con permiso- dice Pai retirándose tan silenciosamente como se presentó.
-Hijo… tengo algo importante que decirte ahora que estamos solos. El Consejo de Hechiceros aún no sabe qué o quien mató a la familia de Pai, pero de algo estamos seguros: lo que los mató pudo perfectamente haber matado a Pai también, pero como vez, la dejó con vida, aún no sabemos con qué razón. Por eso, ya que tú serás el siguiente jefe de nuestra familia, quiero que tú la cuides- dice tomando las manos de su hijo- quiero que te encargues de protegerla…
-Sí, mamá- asiente Shaoran- te prometo que yo no dejaré que la maten.
-Gracias- sonríe su madre- yo sabía que tú no me fallarías…
Justo en ese momento Wei entra en la habitación.
-Creo que iré a descansar- Shaoran se despide de su madre y sale de la habitación.
-Sus hijas me han contado la situación de la niña Pai.
-Me han ahorrado la sorpresa- suspira.
-¿Es cierto que ni siquiera los superiores del Consejo saben quién mató a sus familiares?
-Así es… pero por lo que me dijeron la pobre presenció la muerte de toda su familia. ¿Puedes creerlo? Vio cómo mataban a todos los miembros de su familia uno a uno. ¡Es demasiado cruel para una niña de su edad!
-Pobre pequeña- se entristece Wei- debe ser muy duro para ella.
-Pero siempre procura no demostrar nada…
-Los recuerdos tristes no nos hacen bien- dice Wei.
-Sí, pero ahora procuraré que mi hijo la cuide- sonríe. Wei conoce esa sonrisa.
-¿Qué pretende?
-Quiero que ambos afiancen sus conocimientos sobre magia juntos. Tienen la misma edad y creo que se llevarán bien, ambos son de personalidad callada.
-Polos iguales se repelen- dice Wei tranquilamente- pero ¿qué quiere lograr con esto?
-Wei… cuando Shaoran tome su lugar como jefe de nuestro Clan deberá tener a su lado a una joven que sea lo suficientemente entregada como para adquirir junto con él todo el peso de la responsabilidad que esto conlleva. Mei Ling lo quiere lo suficiente como para eso, pero también necesita alguien que pueda responder, pero con magia si la situación lo requiere y ella carece de esa habilidad. Pai, por el contrario, tiene ambas cualidades, pero sobre todo la última; que para mí es más importante.
-O sea que…
-Pronto, Wei… muy pronto…

***
Shaoran dudaba si entrar a su casa o no, después de todo había tenido un día pesado con los estudios y sabía que al llegar a su casa sus hermanas de seguro alguna fiesta habían preparado. Bueno, era su cumpleaños, pero él nunca gustó de esas fiestas, prefería cenar con su familia y listo, nada importante. Pero sus hermanas y Mei Ling pensaban de una manera muy diferente.
Finalmente se decidió a abrir la puerta, lo hizo cuidadosamente, como si fuera un ladrón y no el propietario de la casa.
Cuando abrió se escucharon gritos y felicitaciones de parte de sus hermanas y Mei Ling corrió a abrazarle. Esta vez no le tomó por sorpresa como siempre lo hacía, y no quedaron ambos en el suelo.
-¡¡Felicitaciones Shaoran!!- le abrazaba Mei Ling.
-Gracias- se sonrojó un poco al ver lo que había ella hecho en complicidad con sus hermanas y tal vez Wei también se había prestado para eso- pero no tenían que hacer algo así…
-¡¡Cómo no!!- sonrió una de sus hermanas- ¡¡es tu cumpleaños número 20!!
-¡¡Claro!! ¡¡Es de suma importancia!!
-¡¡Shaoran!!- se escuchaba una voz desde arriba- ¡¡Me alegro que hayas venido!!
Por las escaleras bajó una hermosa joven vestida con un hermoso traje azul, que hacía juego con sus ojos.
-¡Pai!- sonríe Shaoran- ¡veo que tú también estabas en esto!
-En realidad no ayudé mucho- sonríe- porque me has dicho que no te gustan las fiestas… pero de todas formas creo que debíamos de hacer algo para celebrar tus 20 años ¿no?
-Bueno, se los agradezco…
-¡Lo hicimos con mucho gusto!- dice Mei Ling.
-¡Felicidades Hijo!- su madre se encuentra observándolos a todos desde las escaleras- ¡Veo que todos han hecho algo para homenajearte!
-¡¡Vamos a partir el pastel!!- dice Mei Ling tomándolo de la mano y conduciéndolo hasta el pastel- no tienes idea de lo mucho que me esforcé en terminarlo esta mañana…
Shaoran partió el pastel ante los aplausos de sus hermanas y probó el pastel. Mei Ling esperaba ansiosa una respuesta.
-¡¡Está delicioso!!- sonríe el joven. Mei Ling no puede disimular su alegría y salta a los brazos del chico, quien lo toman por sorpresa y pierden el equilibrio, cayendo encima del pastel.
-Creo que hasta allí duró la creación de la señorita Mei Ling- sonríe Wei.
Después de que Shaoran y Mei Ling se limpiasen y que se limpiara lo que quedó del pastel, todos se dirigieron al comedor para disfrutar de su cena.
-¡Lamento lo del pastel!- se sonroja Mei Ling- ¡¡es que no pude evitar abrazar a Shaoran!
Entonces sus primas empezaron a reprenderla y ella a defenderse. Lo que acabó en una discusión familiar, que era observaba por una sonriente Pai.
-No hay duda en que mi decisión es la más acertada- sonríe la madre de Shaoran mirando a Mei Ling, quien tenía un tenedor dispuesta a atacar a una de sus hijas, y luego a Pai, quien mirada divertida la escena.
-Hijo- esta palabra bastó para que la discusión terminara- todas te han regalado algo… pero yo aún no te he dado mi regalo.
-No es necesario- se sonroja Li- no es…
-¡¡Déjale, hermanito!!
-¡¡Si te lo mereces!!
Estos comentarios hicieron que Shaoran se apenara más aún.
-Shaoran… he pensando mucho en mi regalo, y creo que más que un regalo es algo así como un favor que te hago. Como futuro heredero de la dinastía Li, debes escoger a una buena compañera…- Mei Ling se emocionó visiblemente antes estas palabras, porque no dudaba que su tía hablaba de ella- por eso es que he decidido que tu prometida será… será Pai.
El ruido del vaso de Mei Ling rompiéndose impuso algo de ritmo a la escena.
-Mi decisión está tomada- dice levantándose.
Pocos segundos después Mei Ling también se retiró, se escucharon sus sollozos antes de que se encerrara en su habitación. Las hermanas de Shaoran fueron tras ella para consolarla, por lo que en el comedor sólo quedaron Shaoran y Pai; quienes se miraban fijamente.
-Shaoran… yo… yo no sabía la decisión de su madre…
-Lo sé- sonríe nervioso el joven- creo que ninguno de los dos lo esperábamos, nadie lo esperaba…
-Tienes razón…- se sonroja ella levemente cuando le mira- ¿qué piensas hacer?
-Nada- dice levantándose de la mesa- que tengas buenas noches…
-Tú también…- Pai miró su plato y suspiró. Alejó el plato de ella.
-¿No piensa comer más?- dice Wei.
-No gracias, Wei. Me iré a dormir…- dice parándose- buenas noches…

Pai se derrumbó en su cama con una sola idea en la mente: su compromiso con Shaoran. ¿Por qué la madre de él decidió eso? ¿Podría ella dejar de por medio a Mei Ling y aceptar el compromiso? Y lo más importante ¿Shaoran en verdad querría casarse con ella? Porque si no fueran esos sus deseos ¿Por qué no se opuso ante los deseos de su madre? ¿Por qué cuando ella le preguntó qué harían él le dijo que “nada”? Es cierto que ella le tenía un cariño muy especial y que con el tiempo él se había convertido en un chico muy apuesto, pero ¿era eso suficiente como para casarse con él?
Shaoran también se encontraba pensando en lo mismo. No había ninguna en que Pai era una mujer muy hermosa, además de poseer grandes poderes mágicos y no dudaba que ella aceptara sin reclamos la decisión tomada por su madre. Y él… ¿qué pensaba de todo esto? La verdad es que estaba haciéndose la idea de que ya tenía que casarse, pero se imaginaba, como casi todos los de su familia, que sería con Mei Ling con quien se casaría. Pero de todas formas pensaba aceptar sin reproches ¿Por qué era diferente con Pai? No había duda de que ellos se querían mucho pero ¿Podría eso alguna vez convertirse en amor?
-Espero que sí- suspira- no lo digo tanto por mí, sino por ella… no quiero presionarla a que se case…
Y entre esos pensamientos, el joven se durmió.
-¡Joven Shaoran! ¡Despierte! ¡Su madre le espera! – le dice Wei.
-¿Qué?- dice el aludido despertándose.
Shaoran se vistió rápidamente y acudió al llamado de su madre.
-Me alegras te hayas levantado con ánimos este día- sonríe su madre.
-Buenos días- entonces el joven se percata de que Pai también se encuentra allí-… a las dos.
-Hay problemas- empezó su madre- creemos que una extraña fuerza pretende desequilibrar la magia astral…
-¿La magia Astral? Eso quiere decir que…
-Así es… sabes que si se pierde el equilibrio de la magia astral todo estará perdido. He estado investigando y el único punto que puede romper ese equilibrio se encuentra en la capital de Japón, Tokio.
-¿Quieres que vaya? ¿No es así?
-Quiero que ambos vayan- corrige su madre. Shaoran mira a Pai, al parecer ella está decidida a ir.
-Prepararé todo para el viaje- dice saliendo del salón.
-Será también una buena oportunidad de que ambos estén solos- sonríe su madre- he decidido que después de que regreses de Tokio tomes tu lugar como jefe de la familia. Y sabrás que también tendrás que casarte pronto…
Su hijo no dijo nada, sólo se limitó a hacer un extraño movimiento con la cabeza, y se retiró.
-Wei- dice mirando al hombre- prepara todo rápido, hoy mismo salgo para Tokio junto con Pai.

Continuará.


Última edición por pame el Sáb Jul 24, 2010 8:58 am, editado 2 veces

pame
Heredero de Clow

Géminis Cabra
Cantidad de envíos : 185
Reputación Dimensional : 21
Fecha de inscripción : 09/06/2010
Edad : 25
Localización : un lugar muy lejano

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

destino y esperanza

Mensaje por pame el Sáb Jul 24, 2010 8:51 am

hi
aqui les traigo el capitulo numero de destino y esperanza de marissa cervantes
uno espero que les guste
y gomen lo siento por no poner uno mio pero como les dije soy muy mala depre solo triste uhh escribiendo fanfics llort noo ...k
adoro
Spoiler:
Capítulo 1: "Tokio. Diez años después".

Pai contemplaba todo cuidadosamente, era la primera vez que salía del país y,
por ello, también era la primera vez que se montaba en un avión. Su viaje le
había parecido divertido y ahora estaba en el extranjero, en Tokio. Parecía una
niña pequeña observando todo en el aeropuerto.
-Ya está todo listo- le dice Shaoran, quien sonríe al ver a su acompañante
emocionada- ¿ocurre algo?
-Es que nunca había estado en otro país- le sonríe- ¡Esto es un sueño para mí!
-Lástima que no vengamos aquí por placer- suspira seriamente- vamos que un taxi
nos espera…- toma de la mano a la chica. Él no nota que ella se sonroja ante
este gesto. El chico le abre la puerta del taxi a su prometida y ella entra. En
el camino no deja de observar todo desde la ventana del auto.
-¿Sabes dónde pasaremos la noche?- pregunta Pai sin dejar de mirar.
-Sí, no es un hotel de cinco estrellas; más bien es una casa de huéspedes… lo
que ocurre es que quería que estuviera cerca de ese punto…
-Lo entiendo- se voltea hacia él- no te preocupes, lo importante es que estemos
cómodos ¿no?
En ese momento el auto se detiene. Shaoran le paga y agradece al conductor
mientras Pai examina la casa. Es una amplia casa de dos pisos, se puede observar
un hermoso patio. La chica no lo piensa más y toca el timbre. No tarda en
contestar un apuesto joven de ojos y cabellos café.
-Sí ¿Qué desea?- pregunta el joven.
-Supimos que aquí podemos hospedarnos ¿no es así?- le sonríe la joven china.
-Así es- justo en ese momento Shaoran se les une- pasen…
Al entrar el chico saca una libreta y una pluma.
-¿A nombre de quién les hago la reservación?- pregunta.
-De Sha…
-De Pai- interrumpe a Shaoran- de Pai Li.
-Perfecto- dice escribiendo el nombre de la chica en la libreta- ¿cuánto tiempo
se quedarán?
-Aún no lo hemos decidido- dice Shaoran.
-Lo que ocurre es que estamos de Luna de Miel- sonríe Pai, y Shaoran se le queda
viendo extrañado (y sonrojado ^^U)- y no hemos decidido aún cuánto tiempo nos
quedaremos. ¿Cierto Airen?
-Está bien- suspira en joven- pero les advierto que se paga por cada 15 días
estadía si es por tiempo indefinido. Su habitación será la conyugal ¿les
parece?- Pai asiente inocentemente y Shaoran está estático- se las mostraré…-
dice mientras levanta las maletas de Pai y Shaoran apenas y puede llevar la
suya.
La habitación tiene una cama doble y es muy espaciosa, contiene un baño y varios
muebles.
-Espero que sea de su agrado- dice el joven y la sonrisa de Pai se lo confirma-
los dejaré solos. La comida se servirá dentro de poco, avísenme si desean comer
o tal vez desean salir a comer ustedes…- dice cerrando la habitación.
-¿No te parece linda la habitación?- dice abriendo las cortinas y dejando que la
luz entrara un poco en la habitación.
-Pai…- susurra Shaoran.
-¿Sí?
-¿Por qué le dijiste a ese hombre que estábamos de Luna de Miel?- se le oye un
poco molesto.
-Shaoran- dice sentándose en la cama- lo hice para protegerte… por eso registré
a mi nombre. Si realmente están conspirando para destruir la Magia Astral lo más
lógico es que estén enterados de quien entra y sale de Hong Kong y no
sospecharán de Pai Li ¿o sí?- le sonríe- además tampoco sospecharán de dos
recién casados…
-Tienes razón- baja la mirada apenado, se había disgustado con ella y ella sólo
intentaba protegerle. Se sienta a su lado- yo… fui un tonto… pero, ahora me
siento cansado- dice recostándose en la cama.
-Voy a pedirle al joven que me dé un té para traértelo- dice abriendo la puerta.

Pai se encamina a la cocina y se encuentra con el joven.
-Hola- sonríe- joven, no tendrá ¿té?
-Sí, pero no me diga joven, mi nombre es Touya Kinomoto- le sonríe.
-Mucho gusto entonces, Touya.- dice tomando el té- se lo llevaré a Airen…
-Sé que no es mi asunto, pero ¿no son muy jóvenes para casarse?- preguntó Touya.
-Somos de los que piensan que el amor es lo que cuenta- sonríe Pai.
En ese momento entra un joven de cabellos grises, ojos de un color café claro y
unos lentes que lo hacían ver más guapo aún. Saludó a Touya y le sonríe a Pai,
quien le devuelve la sonrisa.
-¿Quién es ella Touya?- pregunta el recién llegado- no me digas que es tu nueva
novia…
-Es una nueva inquilina- dice sonrojado ante la suposición del joven- vino aquí
de Luna de Miel junto con su esposo…
-Mi nombre es Pai Li- sonríe- mucho gusto.
-Yo soy Yukito Tsugishiro, mucho gusto.
-Con permiso- dice Pai- tengo que llevarle este té a Airen…
-Es muy hermosa- dice Yukito mirando a Touya, quien se encoge de hombros.
-¿Y eso qué? Ya está ocupada-

Al llegar a la habitación se encuentra con Shaoran dormido.
-Creo que traje esto por el gusto- dice mirando la taza de té. La coloca en la
mesita que hay al lado de la cama y observa la Luna. Piensa en lo que le dijo a
Touya hace algunos minutos.
"Somos de los que piensan que el amor es lo que cuenta" sonríe mientras recuerda
estas palabras. Dirige su mirada hacia la Luna entonces sus ojos se tornan de un
color plateado, ya no tienen ese brillo de vida. Lleva sus manos a su pecho y
las aprieta contra él fuertemente. Mira a la Luna de nuevo, repitiendo
incansablemente una sola palabra.
-Yue…

-¿Pasa algo Touya?- pregunta Yukito mirando a su amigo- te noto intranquilo…
-Es que de repente sentí… esa sensación extraña que sólo tenía cuando un
espíritu o algo parecido estaba cerca…
-¿En serio?- se preocupó- yo también sentí como si me llamaran, no a mí, si no a
mi verdadera forma, pero fue un presentimiento rápido.

Pai despierta del trance un poco asustada, nota que su respiración es agitada y
que su corazón late muy rápido.
-¿Qué pasó?- dice llevándose las manos a la cabeza- siento que me estalla…
La chica se recuesta al lado de Shaoran y, sin darse cuenta, el sueño y el
cansancio del viaje le vencen y se queda dormida.

El amanecer cogió desprevenido a Touya, quien se levantó rápido, porque tenía
que preparar el desayuno para todos los inquilinos. Justo en ese momento tocan
al puerta. El chico la abre y se encuentra con una hermosa joven de ojos verdes
que le sonríe.
-¿Qué haces aquí?- pregunta Touya indiferente.
-¡Qué malo eres!- le reprende la chica entrando- ¿Acaso no puedo venir porque me
preocupo por ti?
-¡Uf!- se escuchó de parte de Touya-¿acaso no tienes que ir a la Universidad?
-Tengo clases hasta la tarde- dice tomando una sartén- ¿qué quieres de desayuno?
-No quiero morir por intoxicación- sonríe maliciosamente Touya.
-¡Basta con eso!- dice la chica enojada- ¡Ya sé cocinar perfectamente! ¡Y no soy
una niña!
-No… pero sigues siendo un monstruo!
-¡Hermano!- la chica alzó el sartén peligrosamente hacia Touya.
-¡Buenos días Sakura!- saludó Yukito entrando en la cocina- ¿cómo has estado?
-Bien, gracias- sonríe- recuerda que hoy tengo el turno de la noche… así que nos
veremos en el hospital.
-Tienes razón. ¿Prepararás el desayuno?
-No dejaré que los nuevos inquilinos se quejen de la mala comida en su primer
día de estadía!- suspira Touya encendiendo la estufa.
-¡Hermano!- Sakura le mira enojada, pero luego mira a Yukito- ¿nuevos
inquilinos?
-Sí- dice Touya espaldas a ella, cocinando- es una pareja de recién casados,
vienen de Hong Kong y me dijeron que se encontraban de Luna de Miel, calculo que
la chica tendrá tu edad, Sakura.
-¿Mi edad? ¿Y ya está casada?- pregunta sorprendida.
-Sí, tienen extrañas tradiciones ¿no te parece?

Shaoran abrió los ojos lentamente. Había dormido realmente bien la noche
anterior. Se sentía muy cansado y necesitaba descansar por el pesado viaje,
además de que hoy mismo empezaría a buscar la manera de impedir que se rompa el
equilibrio de la Magia Astral. Entonces sintió algo sobre su pecho, y pensó que
era una almohada y cuando coloca su mano sobre ella para retirarla de allí se
lleva la sorpresa de su vida al descubrir que se trata de Pai!. La chica yacía
plácidamente dormida sobre su pecho, estaba colocada como si estuviera buscando
un refugio, ya que lo tenía rodeado con sus brazos.
-Pai- dice colocando su mano sobre la cabeza de la chica- Pai…
La chica empieza a moverse y se voltea hacia él sonriendo, aún un poco
adormilada.
-Buenos días Shaoran…
Entonces Pai notó en la posición en que estaba y se sonrojó al instante.
-¡Lo siento!- dice quitándose inmediatamente- ¡no me di cuenta!
-No te preocupes- dice Shaoran tratando de evitar su mirada, porque él también
estaba sonrojadísimo- ¿te parece si salimos a desayunar afuera? Conozco un
restaurante cerca de aquí, además hay que empezar a buscar ese punto Astral…
-Sí, me cambio enseguida…

-¡Me voy, hermano!-dice Sakura mientras cierra la puerta. La chica se sube a
su bicicleta y sale rumbo a su apartamento. Al llegar allí, que quedaba a varias
calles de la casa en que ahora vivía su hermano, se quitó la chaqueta y quedó
con la camisilla sin mangas que traía debajo de ésta. Se soltó sus cabellos que
le llegaban hasta el cuello, nunca le había gustado del todo el cabello largo,
de este largo le gustaba más. En la mesa de centro de la sala encontró varios
libros de diseños de modas, que no dudaba que su compañera de apartamento
hubiera dejado allí.
-Imagino que alguien le llamó y se apresuró tanto en salir que dejó esto allí
mismo…
-No soy tan descuidada- salió a su encuentro una hermosa joven de cabellos
negros y largos, quien estaba vestida con un pantalón corto gris y una camisa de
delgadas tiras de color blanco- lo que ocurre es que los dejé allí mientras iba
al baño… ¿de dónde vienes?
-De casa de mi hermano- dice colocando los libros de nuevo en la mesa- me ofrecí
a preparar el desayuno pero él no me dejó… y me llamó "monstruo"!- dice enojada.
-No cambia nunca- sonríe la chica- aún no se le quita la costumbre de llamarte
así…
-¡Y eso que le he dicho como diez mil veces que ya no soy una niña!
-Eso él lo sabe, sólo que aún te ve como a su "hermanita" como a "su monstruo"-
dice sentándose.
-No sé cómo demostrarle que ya soy una mujer madura- dice mirando a su amiga- es
fácil para ti, Tomoyo, eres una chica madura, además de…
-Sakura- suspira Tomoyo- ¿vas a empezar otra vez?
-No… en realidad quería decirte que anoche sentí algo muy extraño… algo que no
sentía desde hace casi 10 años… era una presencia… una presencia de…
-¿Una carta?- pregunta Tomoyo.
-¡Eso mismo!- dice mientras una gota de sudor aparecía sobre su cabeza- ¡casi se
me olvida!
-Si no fuera porque regularmente veo los videos que grabé de niña tal vez hasta
te habrías olvidado de todo este asunto- dice su amiga sonriendo resignada.
-¡Es que no sé cómo te pones a ver esas cosas!- se sonroja- me da vergüenza…
-Si no lo hago se llenarían de moho, además no podemos dejar en el olvido esa
experiencia que no vive cualquiera, no podemos olvidarnos de Kero, Yue, Mei Ling
o Li…
-Hablando de ellos dos- dice Sakura- últimamente he pensando mucho en ellos
¿cómo estarán? ¿Se habrán casado finalmente?
-¿No estarán algo jóvenes aún?
-Pues para ellos no, porque casualmente mi hermano me dijo que dos de sus
inquilinos era una pareja de recién casados que provenía de China…

Y esa misma pareja ahora estaba sentada en una de las mesas de un café al aire
libre de Tokio.
-¿Aún no logras sentir nada?- pregunta Pai.
-No- dice Shaoran abriendo los ojos.
-Yo lo intentaré- Pai coloca sus dedos índice y anular sobre su frente y un leve
brillo emana de allí. Pasan varios minutos hasta que la chica abre los ojos y
mira al joven tristemente.
-Lo siento… aún nada…
-No hay problema… ¿qué te parece si vamos a la Torre de Tokio? Tal vez te sea
más fácil allí y hay una bonita vista.
Los ojos de Pai se iluminan y sonríe.
-Por cierto- dice ella de camino a la Torre de Tokio- una de tus hermanas me
comentó que ya habías estado aquí en Tokio, cuando eras más pequeño ¿en cierto
eso?
-Sí… cuando era un niño… porque venía a buscar las cartas Clow…
-Cartas Clow- repite Pai, como tratando de recordar algo.
-¿Pasa algo?- le pregunta Shaoran.
-No… sólo que me pareció escuchar eso antes…
-Seguro- suspiró- Mei lo menciona a cada rato.
-Ella te quiere mucho- dice bajando la mirada- ¿qué crees que ocurra cuando nos
casemos? ¿Cómo lo tomará?
-Ya viste como se puso el día en que mamá anunció nuestro compromiso… la verdad
es que ella nunca ha entendido que la quiero, pero como quiero a mis hermanas;
no como podría querer a una esposa…
-Y… ¿a mí?- se pregunta Pai- ¿a mí me querrá como para casarse conmigo? Porque
según las leyes del consejo no hay divorcio, o sea que será para toda la vida…
Shaoran miró a Pai detenidamente. Era muy hermosa y sin duda sería una buena
esposa pero ¿estaba ella dispuesta a casarse con él? Pero una extraña sensación
lo interrumpió. Era un sudor frío que le recorrió toda la espina dorsal, era una
sensación extraña, una sensación que sabía que había sentido antes… era la
presencia de una…
-¡Carta Clow!- exclama poniéndose de pie y mirando a su alrededor. No podía
estar equivocado, se trataba de una carta pero ¿qué aquella Card Captor no las
había sellado todas y convertido? ¿Sería que ella la estaba utilizando? No,
porque esta carta tenía una energía extraña, una energía malévola. Estaba
tratando de encontrar a alguien para eliminarlo. Se encontraba cerca de ellos,
de hecho, estaba a punto de lanzarse sobre….
-¡Pai!- Shaoran abrazó a la chica provocando que ambos cayeran al suelo. Desde
allí observaron como una ráfaga de viento dejaba la mesa en donde estaban hecha
añicos.
-¿Estás bien?- pregunta Shaoran mirando a Pai, quien estaba perpleja.
-¿Qué fue eso?- dice con voz temblorosa.
-Es mejor que nos vayamos- dice tomándola del brazo- hay algo de todo esto que
no me gusta nada…
En el camino Shaoran no cruzó palabra con Pai, quien también guardó silencio. El
chico estaba preocupado. ¿Acaso existían otras cartas Clow? ¿Qué significaba
eso? Y lo que más le preocupaba ¿por qué los había atacado? El ataque iba
directamente a Pai, si él no hubiera reaccionado a tiempo la chica ya estaría
muerta. Fue entonces cuando notó que sus manos aún seguían unidas, ella le
apretaba fuertemente la suya.
-Pai…- Shaoran evita mirarla-… no te preocupes ¿sí? Pase lo que pase, yo te
protegeré…
-No te preocupes por mí- dice soltando su mano y mirándolo a los ojos- yo tengo
la esperanza de que todo salga bien… yo sé que todo saldrá bien… al final de
todo… regresaremos a casa y… todo volverá a la normalidad.
-No, Pai. Esto que ocurrió hoy es una muestra de lo que pasará cuando sea el
Jefe del Clan Li. Pasarán cosas peores, créeme, por ello quiero que lo medites…
porque de aceptar casarte conmigo…
Pero Pai colocó sus dedos sobre los labios del chico.
-Sé perfectamente a lo que me acojo si me convierto en tu esposa… Shaoran… ése
no es el punto, sabes que no soy una inútil, sé defenderme muy bien. Lo que yo
quiero saber es si tú estás dispuesto a casarte conmigo… Mei me comentó que hace
tiempo a ti te gustaba una chica, casualmente vivía aquí en Tokio.
-Pai, eso fue hace casi 10 años, ¿no crees que ella ya ni me recuerde?- pregunta
él sonriendo.
-¿Y tú?- dice mirándolo fijamente- ¿tú ya no piensas en ella?
Al no obtener una respuesta, Pai se adelantó hacia la casa. Pensó que Shaoran le
seguiría, pero no sucedió.
-Que reflexione un rato- pensó. Pero antes de que pudiera abrir la puerta,
alguien la abrió desde dentro. Se encontró con la hermana de Touya, quien se
encontraba allí.
-¡Hola!- le sonríe la chica.
-Hola- sonríe Pai- ¿eres inquilina?
-No, soy hermana de Touya…
-…y es el monstruo…- se escucha la voz de Touya desde adentro. Una vena se
dibujó en la frente de la aludida.
-¡Hermano! ¡No soy ningún monstruo! ¡¿Quedó claro?
-Yo soy Pai- dice disimulando la risa que la causó la escena anterior- Pai Li,
mucho gusto.
-Sakura Kinomoto- dice estrechando la mano de Pai.
-¿Y tu esposo?- pregunta Touya al notar la ausencia del chico.
-Airen regresará después- dice un poco distante.
Pai sube rápidamente a la habitación y cierra la puerta un poco brusca. Se
suelta el cabello y deja caer la cinta rosa en el suelo.
-Shaoran- murmura mientras se peina sus largos cabellos- Shaoran Li… ¿quién iba
a decir que terminaríamos comprometidos? No quiero que se case por obligación…
yo quiero que él "desee" casarse conmigo. Sé que eso que llegó a sentir por
aquella Card Captor fue hace muchísimo tiempo pero imagino que él nunca perdió
la esperanza de volverla a ver…
Pai dio un profundo suspiro y abrió la ventana. Sintió como una ráfaga helada
entró en la habitación, era la misma que había estado con Shaoran y ella esa
tarde.
-Esto no me agrada- pensó. Pai sacó un medallón de entre sus ropas y lo alzó con
las dos manos, recitando un conjuro, al momento ella se rodeó de un aura dorada.

-¿Crees que con eso impedirás que te haga daño?- una voz siniestra se escucha en
toda la habitación.
-¿Quién eres? ¡No dejaré que le hagas daño a la Magia Astral!
-¡Tonta! ¿Acaso no entiendes que no estoy interesada en eso?
-¿No?- Pai ha quedado confundida- ¿entonces por qué otro motivo nos atacaste
hoy?
-Porque quiero que tú enfrentes tu destino…
-¿Mi destino?- Pai cada vez entiende menos.
Al decir esto Pai se elevó a unos centímetros del suelo, pero era porque, al
parecer, esa extraña fuerza la estaba asfixiando; porque tenía sus manos cerca
del cuello, como tratando de quitar algo.
-¿Ahora quién acudirá en tu auxilio? Debo advertirte que esta casa la he
trasladado a otra dimensión y a su vez esta habitación está en otra dimensión
aún más alejada, por lo tanto será inútil todo esfuerzo que hagas…
-¿Será mi fin?- piensa Pai tratando inútilmente de librarse- no… no puedo morir…
no sé, pero algo dentro de mí me dice que ahora menos que nunca puedo morir.
¡Shaoran! ¡Que alguien me ayude! ¡YUE!
"¡YUE!"

Tomoyo se encontraba limpiando el cuarto de estudio, porque al día siguiente
ella, Sakura y otra amiga estudiarían allí para un examen muy difícil y debían
prepararse adecuadamente. Justo en ese momento una potente luz hizo que volteara
la mirada y encontró un libro que se había caído, de él emanaba aquella luz.
-¡Ya llegué Tomoyo! ¡Traje la comida! ¡La preparó mi hermano!-dice Sakura
entrando al cuarto- me alegra ver que estés arreglando un poco este lugar…
Tomoyo ¿ocurre algo?- su amiga sólo alcanzó a señalar el libro con el dedo
índice.
-Este libro- dice Sakura acercándose un poco- lo recuerdo… era de cuando era una
Card Captor… pero hace tiempo que lo dejé allí con su guardián… ¿Por qué ahora
está así?… algo me dice que debo abrirlo…
Sakura coloca su mano derecha sobre el libro y siente una extraña sensación.
Abre el libro y de él, en medio de una luz dorada, emana un pequeño leoncito de
aspecto de peluche, de color amarillo. Dio un ligero bostezo y luego, al darse
cuenta en dónde se encontraba, empezó a mirar a su alrededor y se encontró con
las dos jóvenes que le miraban fijamente.
-¡AH!- se espanta- ¿Qué pasó? ¿Quién me despertó de su largo sueño? ¿Y mi ama?
¿Qué hicieron con mi ama, niñas? ¿Acaso no saben con quién se meten? Soy el gran
Kerberos! Y El que atente en contra de mi ama Sakura, estará en serios problemas
conmigo!
-¿Kero?- le sonríe la chica de los ojos verdes- ¿eres Kero?
-¿Kero?- la mira extrañada el animalito- ¿Cómo es que tú me dices así? ¡Soy el
Gran Kerberos para ti, niña!
-¡Oh Kero!- sonríe Tomoyo- ¡Sigues siendo el mismo!
-¿Qué? ¿De qué rayos hablan?
-Kero. ¡En verdad eres malo! ¿Acaso ya no me recuerdas?
El animalito voló alrededor de Sakura. La miró con detenimiento y al verle a los
ojos abrió la boca tan grande como el fue posible.
-¡Sakurita!- dice abalanzándose sobre ella- ¡¿En verdad eres tú?
-Así es…- sonríe Sakura.
-¡Has cambiado mucho!- ella se sonroja un poco- ¡entonces tú eres Tomoyo!-
dice señalando a la otra joven, quien le sonríe afirmativamente.
-Pero ¿cuánto tiempo ha pasado?
-Casi 10 años…- suspira Tomoyo.
-¿Tanto? Pues para mí han sido como 10… minutos… pero ahora, ¿no habrá algo que
comer? Tengo mucha hambre. De preferencia un dulce- dice relamiéndose.
-¡Un momento!- le detiene Sakura- ¿cómo es que despertaste así de repente?
-¡Cierto!- dice Kero- es que sentí como si alguien me llamara, me pedía que le
ayudara y de repente una extraña fuerza me cubrió y de repente…estaba aquí.
-¿Alguien te llamó? ¿Quién?- se pregunta Sakura- ¿y porqué querría que le
ayudaras?
-No lo sé…- suspira Kero.
-Yo tampoco- escuchan una voz detrás de ellos. Era una voz conocida, que no
escuchaban en algo de tiempo.
-¡Yue!- sonríe Sakura- ¡eres tú!
-Gusto en verla otra vez, ama Sakura.
-¿A ti también te llamó la misma presencia?- pregunta Kero.
-Así es, pero la verdad ayer también, sólo que en mi forma humana. Esa vez no
era tan fuerte, pero hoy fue diferente, era alguien clamando mi ayuda… y lo más
raro es que siento que aquella voz era de alguien conocido…
-¿Conocido?-se preocupa Sakura- ¿acaso alguien que conocimos?
-Si es quien pienso de seguro no lo conoce- dice Yue, dejando confundida a
Sakura.

Ya había pensado bastante y no había llegado a ninguna conclusión. La verdad se
sintió mal por dejar a Pai sola y no seguirla pero creía que era mejor
reflexionar un rato. No tanto por aquella Card Captor, si no por el riesgo que
ambos corrían, era evidente que quienes querían destruir el equilibrio Astral ya
sabían que estaban en Tokio. Y no habían dudado en atacar.
Entró en su habitación y se quitó la chaqueta. Hacía un poco de frío y se
dirigió a cerrar la ventana y cuál fue su sorpresa al encontrarse con el cuerpo
de Pai tirado en el suelo. Rápidamente revisó sus signos vitales y descubrió que
se encontraba bien, solo inconsciente.
-Pero estoy seguro de que no se desmayó sólo porque sí- dice cargando a la
chica- alguien la atacó, pero al parecer se defendió bien…
Coloca a la chica cuidadosamente en la cama y la arropa. Luego le da un beso en
la frente, colocándose a su lado.
-No te preocupes, Pai, no dejaré que nadie te haga daño… primero pasan sobre
mí…- dice acariciando los sedosos cabellos de su prometida.

CONTINURÁ…


pame
Heredero de Clow

Géminis Cabra
Cantidad de envíos : 185
Reputación Dimensional : 21
Fecha de inscripción : 09/06/2010
Edad : 25
Localización : un lugar muy lejano

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.